martes, 1 de enero de 2013

OSVALDO VENTURA DE LA FUENTE/ ESTE VIAJE HA DURADO DEMASIADOS SIGLOS

Este viaje ha durado demasiados siglos,
ya no tengo sombra que reflejar en el espacio,
el silencio del vacío que golpea las narices,
se me acaba lentamente el diccionario de las rocas,
se dibujan en mis manos los límites y todas las galaxias
y los ángeles me escoltan en sus naves circulares.

Llevo en mi bolso semillas azules, nubes blancas,
lluvia tibia, cuatro soles y las cinco dimensiones,
un mercado nuevo, átomos descontrolados
y nada me entusiasma sino la fe y el descanso.

Las metas se perdieron en el último cometa
y sigo volando hacia lo profundo, lo imaginario,
saltando sobre los cuerpos inertes, derramados,
formando un collar de horas en mis manos.

Este viaje ya ha durado demasiados siglos
y aún no me crecen alas ni escamas en el cuerpo,
soy la misma sustancia corrosiva, arrolladora,
que pule los metales y funde las campanas,
la misma aburrida e inconstante maquinaria
que se lanza de cabeza, en silencio, despiadada,
sobre el cuerpo calcinado de la paz imaginaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario