lunes, 29 de abril de 2013

PATRICIO FIGUEROA GONZÀLEZ/ LA LUZ DE TU MIRADA



Yo soy el que te ama y
te guarda y te lleva en su memoria
soy el que se deleita en la curva
de tu cintura y bebe la luz de tus ojos.

No hay otro, mi amor, como yo que guarde
más profundamente el sabor de tus besos,
ni se encienda con la sombra de tu sonrisa
o que estalle en lluvia de estrellas
cuando el relámpago de tu risa
resuena en acordes de campanitas.

Yo soy el que te recorre como campo fértil
como labriego afanoso te recorro,
cogiendo los frutos dorados del amor.

Yo soy el te muerde los pezones
y estalla en volcán al ritmo de
tus caderas.

Ven, amada mía
camina sobre esta alfombra de verde prado,
alhelíes y margaritas.
Embriágate con su perfume
que asciende cual nube cristalina
a tu nariz de princesa.

Avanza lento el día
se arrastran como caracoles
horas, minutos y segundos.
Pronto será la tarde, el sol
cerrará sus ojos
y a tu lado correré
como siempre,
como cada día
a ver salir las estrellas
en la luz de tu mirada.

CARMEN GARCIA/ GOTAS SOBRE LOZA FRIA (FRAGMENTO)



No hay puentes
sólo caminos que conducen de rodillas a la memoria

Vuelan poemas blancos en el cielo
sobre una ciudad de hueso
palabras quebradas
lágrimas que vienen de abajo
que de la tierra vienen

Una sombra persigue el misterio
dibuja el mapa
crujen las piedras
crujen con la muerte
unas sobre otras
una torre de piedras
trae un mensaje azul
El que lo escuche
que levante la vista hacia el cielo

Es la vida
es la muerte de la vida.

CARLOS DELGADO PAEZ/ REAL



En el viento clorhidrico se sumerje mi mente
hiperboreal, en los puntos cardinales
controlados por quienes soplan el viento.

El torno de mi alma inmutable flota
envuelto en la lengua del
activador riego translatente de hielos
purpurecentes;
simples camas vegetales donde duermen
estrellas imaginarias.

Pero todo es un elastico temporal en pleno
estiramiento silencioso.
Ningun espiritu,
ninguna mente desnuda la semilla ritmica
de la realidad.

HOMERO CASTILLO DURÀN/ MOMENTO


¡Ay! invisible libertad
En la pubertad de tu anhelo
Miras al cielo gimiendo
Amor ¿dónde estás?
Gimes tu sueño invencible
En la voz de un poeta.

ROGER TEXIER/ AMANECER

Sumergido
en la profundidad del lecho
siento
como vas llegando a mi,

como te cuelas
por los visillos,
como resuenas
en los patios quedos.

Sumergido
en este lecho tibio
huelo tu llamado

y trato
de entrever el porvenir.

JORGE REBOLLEDO/ LA CRUZ ABSURDA O COMO REPETIR LA GRACIA

El hombre con su pelvis castigada y su mente de molde;
sus absurdas poesias industriales
y su ridiculo pudor.
El hombre metàlico,
con su tinta mentirosa
y su sensibilidad dizque amorosa.
Ess soy yo,
el hombre que ya no es;
con su làpiz atornillado
al orgullo de una obra disparatada.

CLARA MICHEL MASSES/ TEMPESTAD

Voy tràs el silencio de la nada
busco el olvido de no ser.
Que amè y fui amada
mas fuè hace mucho, fue ayer.

Crei en el amor
Crei en la vida
me dì por entero
ya lo sè;
màs a lo largo del camino
el mundo se destruyò
mi esperanza, mi confianza y fe.

Hoy la tempestad me arrastra sin sociego,
en un mundo de temor
tinieblas por doquier me cubren
trayendo la imagen de aquel
a quièn me entreguè y amè.

Gimo con el corazòn marchito
las cosas de pasado borrarè
juro nunca màs volver a verte
y mientras busco el reposo de la muerte
el ùltimo caliz volverè a beber.  

PAULO GAJARDO/ FRIO ATARDECER INCASICO

Pàlido entre trueno y descalzo
enjuiciò el pròlogo de porcelana que me diste de beber
extendiendo las enredaderas de tus brazos
en direcciòn opuesta a lo pedido.

Mi barcaza de constelaciones
te la di
en el instante preciso que que
mi boca se cerrò
              como pàrpado
sobre tus labios de calamina norteña
entonces hubo susurro entre oido y muralla
hubo cautela en tus costillas
de mazorca la morena.
Se abriò una mano y donò su flor màs querida
tambièn hubo làgrima para lo acontecido
Reparti cordilleras entre arterias y vèrtebras
                              de dolor y olvido
me agachè para recoger
                               las flores que te gustaban
y recogì un ramillete de ventisqueros
me fui equilibrando
                 por la via de un tren salitrero
                 y me cai a una caverna silenciosa

MARCELA ESPERANZA/ EN EL MÀS ALLÀ

Voy cayendo al infinito,
allà donde se adhiere mi pupila a las estrellas,
màs allà del silencio,

Donde no existen las fronteras del tiempo,
ni el limite tangible de los cuerpos,
alla donde se broncean al aire mis fantasmas,
y en diseminado polvo se convierten mis banales intereses,

Màs allà de las palabras,
serà sòlo un instante hacia el principio.

SOFIA CARDENAS/ LENTO

Lento...
muy lento te vas
con tus bolsillos
llenos de manos vacias
una pena de hueso y carne
tu sonrisa

Lento...
muy lento te vas
con tus pasos de bototo a la deriva,
silenciosos,
pasearà y caeràn
en làgrimas
tus pensamientos.

Lento
muy lento
caen los años a tu vida.

JUAN CERDA ZUÑIGA/ NOCHE DE AGUAS


Dentro de tu cuerpo el otoño cabalga
guardando caricias, sepultando silencios.
Vamos no temas, porque todas las aguas
relatan nuestra pasión
y por fin dormiremos nuestro siglo.


AMERICA COMPARINI/ PALOMAS NECIAS QUE IMITAIS AL HOMBRE SIN RAZON

Ay, como me duelen, ay!
Las marginales palomas
aledañas a la Panamericana Sur
En basureros tan pobres como sus dueños
circundados de moscas y frustración
ensucian su bello plumaje
¡No les importa tener movilidad !
Timoratas
obnubiladas
no se atreven a planear en plaza mayor
Nadie sabe por qué se quedaron
si por baja estima,masoquismo
adicción
Tremolantes bucólicas prefieren
disputar un duro mendrugo de pan
y no desentumecer sus espléndidas alas
¡ Y volar!
¡Ay cómo me duelen las palomas
que temen a la libertad!

MAGDALENA CAMPOS/ VERSOS SUICIDAS

Estoy viendo mi crecimiento
como se conecta y desconecta
al mundo mi inteligencia
como es dolorosa esta desconecciòn
y como es de necesaria
y como nacen los versos suicidas
el engendro de èsta
mi muerte secreta.

MARDOQUEO CACERES/ EL OCULTO DRAGON DE TERAPIA (FRAGMENTO)

I
Te pareces a una locomotora maritima absorta. A veces
Una gota girando su duda de èmbolos vapores;
Una coda que repite su altura paralela
De huiros y centellas,
Que rie confundida de si misma:
Una ola que define el mar desde su ocaso,
Hasta sus palmas:
La playa

Desde luego adviertes que algo reside locamente
Màs allà de la antesala
Y repite cuantos pasos imagina
O se atreve a separar las aguas de un fogonazo o un aullido final,
para que un pueblo se atreva a perforar el punto de su origen,
y venga corriendo como si nunca hubiera partido,
para felicitar a Robert Fulton en la matriz perfecta de la maternidad
de la tecnologia del mar de rieles.

VICTOR HUGO ARCAYA/ CHILE

Todavia lloramos tus alas quemadas
en la antorcha de la libertad.

ROXANA GUIÑEZ/ ATENTA SACO TODAS MIS GRANADAS



Soy inocente y seguiré siendo inocente
hasta que me declaren culpable
de bombardear calcinando
los espectros de las sombras,
hacer trincheras,
pintarme el rostro de negro
para asaltarte y dinamitar con metáforas
tu mástil
que conjugo lentamente,
soy guerrera atacándote,
me disparas versificando,
sangro, ¡brava me tiro a tus muslos!,
rasguño con nostalgia tu espesura,
atenta, saco todas mis granadas,
las lanzo,
te atrinchero, te encierro entre mis muslos
lamo tus heridas,
cicatrizo la espesura de esta batalla,
los verbos duermen
y me eternizo: guerrera de tus muertes.

CONTADORWAP

domingo, 28 de abril de 2013

LUIS FERNANDO PRIETO/ PASO SUBLIME (FRAGMENTO)

Estoy de espaldas al telèfono
por supuesto sè que no llamaràs
tu fotografia la he dado vueltas
y ahora recuerdo tus defectos
no te cortas las uñas de los pies
y cuando lo haces en el dormitorio
dejas uñas desparramadas por todas partes
Sè en forma no dubitativa que no me vas a llamar
la ùltima vez dijiste que tenias mucho trabajo
tus òrganos sexuales no trabajan
tu impulso sexual va a ir disminuyendo cada vez màs
escribo y a la vez estoy con otra mujer
te lo digo francamente
no estoy apenado por ti
y todo el mundo lo va a saber:
Adiòs mujer de ùltima clase. 

miércoles, 24 de abril de 2013

VJEKOSLAV DARLÌC MARDESIC/ CANCIÒN PERDIDA

Si sòlo pudiera
Llevar un pàjaro al cielo.

Si sòlo pudiera
La fiebre del olvido bajar

Si sòlo pudiera verte
En un manantial de ceniza

Harìa quebrar el viento
Harìa trizar el fuego
Harìa romper el eje de esta tierra. 

martes, 23 de abril de 2013

JAVIER ABARCA MEDEL (XIROS)/ OFICIO DE BUFÒN (FRAGMENTO)

XVII

Soy el hèroe libertino muerto en olvidadas fiestas.
Me detengo al gesto abierto que existe.
Cruda sorna
Confundido en este viejo arte
apenas avanzo en tremenda cosa.
El riesgo permanente del que soy victima y esclavo.
Rumores transitan a expensas de la tristeza en el oficio.
Entre la muerte y la vida,
escojo la mueca.

viernes, 19 de abril de 2013

MARIA OLGA MANSILLA/ YO SOY


Yo soy la que camina y no camina,
nube y relámpago en letras campesinas
con el viento y con historia, lujosa
por su polvo y la luz de la playa;
ribera en lontananza apretujada,
palabra y corazón abierto en sus leyendas.
Soy ébano y marfil, laguna y césped,
vértigo en el tamiz de noches pálidas;
sonámbula visión de roca en roca.
Yo soy la voz extraña, mensajera,
pensamiento inconcluso cada tarde,
candil en el estuario de mis cuitas.
Yo soy un vendaval que no estremece
la siembra de cristal de mis impulsos
vestidos con un tul de luces raras.
El viento hace crujir mis ilusiones
con el pulso ondulante de las nieves
que encierran el gemir de mis pasiones.
De ardiente porvenir mi tierra yerma
se abate en el olimpo de mis ruegos
al conjuro de lágrimas y orgullo.
En cadena de circes emiten resplandores
las promesas del día que termina
con el lente gorjeo de mi sangre.

JESSICA DROPPELMANN/ A LA TIERRA


Me queda el sentimiento de ceniza
los bosques que no arrullaron a las fértiles
una posibilidad guardada en la yema de los
dedos y sus contornos.

La canción que no aprendía a agudizar en el
beso espiado por la garganta y por un susurro de
abejas.

Las manos que no aprendieron a ser bochorno
y se quedaron en la orilla, ancladas como apego
de gata.

Tú siempre serás más princesa que yo
aunque trate de acarrear tus rezos o sobrevivir
del estado fecundo.

Caeré aturdida de la voz y no serás diferente
caeré arreglándome entre las cenizas
oliéndote el rastro y fingido esclavitud sobre
las huellas de cadenas.

Los carceleros siempre serán parte de las
mismas pesadillas.

ELSA PÈREZ/ LA AMANTE



Cuando dejes de venir a emborracharte con mis lunas
y apagues el sol que di a luz entre tus piernas
me sentaré sobre un cráter rosado
a pintarle ojos a las flores.


Es invierno y vuelo boca abajo por tus pliegues
dibujando anclas en tu río se me cae el rostro
tus dedos son como una emboscada de cruces
todo es frágil y enloquecedor en este viaje
sabiendo que tu cuerpo esconde
un huracán de molinos.


Mi cabeza da vueltas y vueltas
a galope tendido la piel me perforas
como un mapa en el agua
sumergida me veo en el océano de tus estrellas
mientras naufrago en tu piel
sin querer encontrar la orilla.

MANUEL MORAGA/ ME AUSENTO ESTA MAÑANA DE MIS DEDOS



Me ausento esta mañana de mis dedos
que un día de diciembre
mordieron tu esqueleto de mentiras
me ausento de los caminos cansados
que cargo entre mis venas
de las 15 lunas
que te hice tragar en un suspiro
me ausento de estos judas
que amé como a mi perro
de los besos de este principito
otro apóstol que hizo misa en este santuario
me ausento y abandono mi ausencia
en el recodo más transitado de los demonios
para que así fabriquen su coraza
con una mejor costura
me ausento de los ojos de una amiga
cual gotera huyendo del sol
me ausento de la tierra, los bares, las orgías
me ausento.

JEANETTE HUEQUEMAN/ DEJA


Deja que las olas bañen tu alma
llevarás el espíritu limpio
al comienzo del camino
llorarás mirando atrás
al amanecer das a conocer
olvidando el tiempo
y la sabiduría perdida
busca con tus sueños
el sendero de brotes nuevos
en la mañana de azul primavera
murmura el viento
grita mi corazón desnudo
al sur se levanta flor de fuego
como respuesta
a nuestro juramento.

CARLOS WINCKLER/ VIGILAN TUS PASOS


Te hablo desde el círculo
en que soy sometido a juicio.
No todo lo que brilla.
No todo lo que piensas.
No todo lo que sabes.
No todo lo que crees.
No todo lo mucho que quisieras
y lo mucho que desees.
Se te ha visto bajo la influencia del alcohol
y de Ezra Pound.
Se te ha sorprendido en estado de ebriedad
y en estado de sitio
y en Estado con la alameda
a las tres de la mañana.
Se saben tus desviaciones,
tus debilidades, tus secretos,
tu inclinación al sexo, las drogas y el rock 'n roll,
tu tendencia oculta hacia las causas perdidas,
hacia las últimas causas de todo y su final.
Se conocen tus correrías
tu afición al juego y a la bebida,
tu adicción al mezcal y la galantería
con toda dama de dulce piel.
Se te ha escuchado insultar a la virgen,
proferir maldiciones,
protestar contra el presidente
y leer Los Versos Del Capitán.
Todo se sabe en este mundo.
Todo se paga en esta tierra.
Central Nacional De Informaciones
e Impuestos Internos respectivamente.








ELIZABETH ACUÑA/ LA MUJER DEL CÈSAR



La mujer del César usa las uñas cortas
no se pinta los labios, habla despacito
y en los salones tiene cuidado de sentarse
con las piernas juntas.

La mujer del César obedece mansamente
porque la paz del mundo
depende de su boca.

La mujer del César escribe cartas
que no envía a nadie
porque no es propio de ella,
contar a otros, que en sus rezos olvida
algunos mandamientos.

La mujer del César se confiesa los domingos
porque durante la semana,
en secreto,
ofrece manzanas al prójimo.

La mujer del César no mira el trigal ajeno
ni se envanece en los espejos.
Ella cultiva amapolas encendidas
en un jardín oculto donde no es necesario
sentarse con las piernas juntas.

PERSUS NIBAES/ LA PUTA CIENCIA



Me gustaría ser más inteligente y no hablar tanta cagá en clases y tocar la guitarra como May y subirme a las cuerdas del cielo para volver atrás y no haber fumado tanta mota q me queme los pulmones y terminar mi novela Chiloé de niños q vivieron queriendo ser más inteligentes y terminaron como profesores de historia gordos y desafinados y quisiera hacer una melodía con el sonido de tu boca y una ópera con el sonido de tu corazón al despertar y pensar q no fui a la escuela a perder el tiempo como creo porq no me vale de nada la publicación en el colegio lo que me vale es haber ido a la luna y gritar desde ahí que yo te amo mas no fui ni a la esquina y no grité tu nombre y tal como hace 15 años repito que no es más valiente el hombre q mata a otro ni es más cobarde el hombre enamorado sino aquél que no se atrevió a decir lo que sentía a una niña q se transformó en una mujer enferma y triste y bueno quien no si él no le dijo nada y no me vale saber nada de historia porq la historia no vale sino q vale el dinero y el oro y los bancos y la plata y no vale nada más q los placeres porq no saco nada de saber lo que pasó y está escrito si no sé lo que pasa y ocurre en mi planeta q se vuelve loco cuando está cerca tuyo y se le ponen lo nervios de punta cuando me miras y te miro y no puedo negar que te comería a besos la mirada y soñar q fuimos juntos al bosque de alerces milenarios sumergidos pero q estaba lleno de pudúes y monitos del monte no quemados como todos los bosques de alerce que quemaron importantes colonos alemanes cuando llegaron al Chaurakawuin y Melipulli y te digo no soy hermano ni hijo ni esposo y no me comprometo con la historia de nadie y no creo y no lloro y te dije hace mucho años que no amo porq no creo en esta maldición ni en Narnia ni en Gaia ni en la putaciencia y menos voy a creer en la Blavatsky y sus discípulos así que yo me voy con cualquiera a la cama porque para eso nací para follar por la tristeza de no ser más inteligente me gana la mano el día que me dijeron que Chile era un país porque de niño sabía q no lo era más q una playa y una cordillera y un montón de tontos q respiran humo y se creen mejor q los peruanos y más q los bolivianos porq tienen mar y en Bolivia celebran el día del mar y no saben q los chilenos tiran al mar la basura de sus calles y de niño prometí nunca más me iba a bañar en Pelluco porque habían gollos flotando y no quiero comer caca como en la película de Pasolini quiero comer manzanas como en el disco de González y fornicar y fornicar y no sentirme triste a tu llamado sino cantar y cantar q al maestro Segovia lo llevaban a Alemania y aquí ja aquí se reían de su pantalón y ser más inteligente como digo y más inteligencia emocional y cantar una melodía a dueto sin la muerte con la Caballé sin desprecio sin maldad sólo por el eterno gusto de cantar





ADRIANA PAREDES PINDA/ LOS CANELOS RESPLANDECIAN PLATA



Los canelos resplandecían plata
que jamás veremos
hablaban
como si el mundo fuese
un puñado de estrellas
en tu boca
aporcando
la siembra.
Ahora el Bío-Bío solloza
en el ciego eltue de mis cántaros
es un niño
buscando
la mollera de su madre
las mieles
de su madre
Genpin
cuál es la distancia entre tu aliento y el mío
en qué
trigal
anudamos
los ojos tardíos a la danza del puma
cándido
Genpin ah Genpin
quién
te reconocerá sino yo.

LUIS MARIN/ CENIZAS DE ANIMAL

Han asediado al caballo
Ahora le tiran piedras, lo rocían con bencina.
Las luces de la ciudad encumbran el suplicio
Dejándolo a una altura cruel e inexorable.



Del noble animal
(Hijo de un hombre solo y una yegua cansada)
Sólo quedan las cenizas.


Han incendiado al caballo
La alegría se viste de cuero y de carne quemada
Los jueces sonríen y ofrendan la presa inmolada
Al dolor que no sabe.

LUIS VEGA/ ESTA ES LA NOCHE DE LOS GIRASOLES


Esta es la noche de los girasoles
ya está la parca enlutada
los caminos traen un eco desolado
un perro aúlla algo en arameo
una vieja come migajas de algo
la noche se encabrita con una muchacha
que no para de gemir
de sangrar
era virgen la muy puta
era la última.
















MARIO FUENTES/ VIRUTA AZUL


En medio del pueblo, el viento juega como un niño
solitario
Y va esparciendo las virutas azules que están amontonadas
en las esquinas

I

En la mañana empiezan a pasar por la calle
viejos y jóvenes obreros con sus rostros duros por el frío
y van espantando las palomas con sus pasos ruidosos,
pasan estudiantes con sus uniformes que parecen ir
cortando la claridad,
pasan mujeres que en brazos llevan a guaguas que
van durmiendo al compás de la flauta de la brisa.
En las calles todos pasan como tristes autómatas de este
umbral de silencio,
la única que sonríe en esta mañana es una muchacha
rubia
que está desnuda guiñándome un ojo desde la portada
de un periódico que tengo en las manos.

JOSÈ MANSILLA/ FOTOGRAFIA



La sola vez
que te vi
dibujé en ti
las líneas del universo.


No pude ordenar en tu pelo
el brillo de la luna.


Ni pude maquillar tu cara
ni hacer márketin con tu sonrisa.


La sola vez que te vi...
lágrimas de siglos
rodaron por mis ojos.

OMAR HUENUQUEO/ ABANDONO


Y aquí estoy,
en lo alto de esta quebrada
como un águila de veinte años
que picotea una roca
con la visión de volver
al bosque rejuvenecido.

Aquí donde apenas es posible divisar
algunas antenas de radio de algunas ciudades.
Oculto bajo el ala de la noche
la fuerza del tigre se me fuga
como una hoja de las manos del viento

ALEJANDRA RIVERA/ MUJER



Estás empapada,
el viento agita tus vestidos,
remolino de arena
que me la alejas.




No me acostumbro
a esta naturaleza rebelde
que se empeña en tocarte
antes que yo.




VIVIANA GEEREGAT/ WILLIWAW

a C. A..
en todas mis fronteras


Ni tú
Ni tus heterónimos
Ni tu lengua suelta
sometida a la humedad

Son los cincuenta furiosos
que incendian los mares australes,
un código fúnebre en los labios de la última selknam

Es esta inclinación por la ruta rebelde,
por la carta sin rumbo
por tus cuatro flores
disparando en mis infinitos puntos cardinales

Son los sesenta aulladores
corrompidos de naufragios y soledades
Doce juramentos olvidados al fondo del mar

Apuesto entonces mi corazón
a tu más encabritada latitud
descendiendo tormentosa
por mi brújula incontenible

Ni tus islas, ni tus círculos de luz
ni tus sirenas
Sucede tan sólo que busco tu sol
en mi horizonte

Entrego al destino el ajuste del sextante

LUIS RIFFO/ ITINERARIO


Nada sé lo confieso de mi futuro
pero lo que dejo a mi paso lo soñado
que ha caído en mis manos para parirlo
extiende solo sus ramas hacia el cielo
hacia lo hondo alto que se cuela durante el camino
y sus lentas raíces hacia lo primitivo
los oscuros miedos de la tierra que me transporta
valiente en las alturas mientras mis pies tiemblan.



Sé en todo caso que las bisagras están juntas
silenciosas ocultas inútilmente en el óxido
desoyendo las puertas golpeadas con angustia
los gritos de las caravanas que vienen ansiosas
persiguiendo umbrales que moran vírgenes
bajo el amparo apretado de las bisagras
y yo por ahí cerca llorando o riendo
qué importa si al fin todo es camino
todo flamígero desde la semilla hasta la ceniza
y yo por ahí evitando las antesalas
invadiendo la vida en sus desnudos terrenos
descifrando sus ambiguas confesiones
y yo por ahí burlándome de las ociosas bisagras
de su muerte encadenada a las puertas cerradas
mientras encuentro ventanas grietas túneles
y yo por ahí saltando del amanecer al crepúsculo
segundo tras segundo olvidando las muertes
olvidando las obsoletas puertas.



Además todo empieza a ocurrir ahora
en este parpadeo que me ciega y se va con su
sombra
en este teclear torpe de mis dedos con que
manifiesto
esto fugitivo que recojo por las calles
esto encontrado que se eterniza solo
esto construido para el ahora que se hace semilla.



Nada sé es verdad de mi futuro
y si vinieran a decirme que he muerto
diré No importa, traté de hacer lo que pude
y mañana mi esqueleto buscará la tierra.

FRANCO IBAÑEZ/ EVA



Eva se come la manzana parada en una
esquina
bajo la luz de un farol

y espera un bus que nunca vi pasar

solloza sobre el televisor encendido
miente...sonríe
y su grito se pierde
en medio de un tumulto enloquecido
mientras el ayer no existe



y su cabeza en llamas
como una carcajada flotante



y su nombre que estalla en mis sienes



y ella allí
en el mar...en la tundra
también se despide de si misma
se despierta con las sábanas pegadas al
cuerpo



y susurra un nombre
que no es el mío...







MARIA ISABEL LARA MILLAPÀN/ EN TODOS LOS SUEÑOS


¿Siempre estarás
lejos de estas flores
y de estas aguas que te sueñan,
o esperará tu alma
volver a escuchar desde cerca el canto
de las aves del bosque
que al caer la tarde
en su silencio te recuerdan?


Algún día
vendrán y volverán como la luna
tus pasos,
tomarás una pifülka
y danzarás con su sonido
bordeando nuestro universo;
en cuatro giros
en cuatro vueltas iremos,
nos sonreirá la brisa y la lluvia,
irá tomando fuerza nuestro pueblo,
las estrellas y la luna de nuestras banderas
saludarán al viento.


HURÒN MAGMA/ TE ESCUCHAS AL FINAL DEL BOSQUE



Te escuchas al final del bosque,
al final de un gran río,
después de las montañas
te escuchas,
y tu voz es un susurro
delicado como la tela de araña,
tu palabra de lejos
me habla de la luna
que descubrimos juntos
al final del bosque
al final de un gran río
después de las montañas

TRISTÀN SADE/ NOCHE MARINA


Es noche, hay que danzar sobre esas algas
el rumor de los recuerdos
se renuevan cuando miramos
a esos árboles florecidos.
Como el lado gastado de un espejo.
Es noche, hay que danzar sobre esas algas
salgamos a pasear, termina de secar tus zapatos
salgamos, la nieve se funde
y ahora el sol es nuestro enemigo,
la nieve nos ha dejado ciegos
pero hay que seguir,
recordar esos árboles florecidos
que ahora sí están,
están allá, el viaje que no termina
esas algas, disípalas
recuerda, es todo un sueño
es noche, duerme
la fiebre nos reúne para siempre.


CRISTIAN ANTILLANCA/ YA SABIAMOS



Ya sabíamos que andaba rondando
Al comienzo por las noches
Perdiendo todo sentido del recato
aparecía mañana y tarde
Cuando te creímos habituado
a su tonada falaz
En una noche de calma
te tronchaste
como alerce
y ni siquiera te estribaste.

CRISTIAN ANTULLANGKA/ ESPIRITU


todas íbamos a ser reinas
de cuatro reinas sobre el mar...
G. Mistral

Vuelvo al pueblo
a las mismas calles
que para ti fueron pasarelas
Los botes ya no te sueñan como a una sirena
y este año no te nombrarán
reina del mar
He vuelto a este pueblo
que capea el viento
detrás de los cerros
que se pierde bajo la lluvia
para que aquí alguien te recuerde
como la que no quería
su nombre en un bote
ni una lancha
sino irse en un trasatlántico
a las calles del mundo


Tu ausencia no ha cambiado nada
Los botes zarpan sin tu nombre
El pueblo perdido bajo la lluvia y el viento
se agarra de los cerros
Y yo como penitente he vuelto
a una gruta que ya no existe.

FELIPE RUIZ/ TIRANTES EN LA NOCHE



Y tirando con su norte en la cola se puso todo de comisión
el cielo y vistos así parecían estrellas azules en el Olimpo



Pero era el cielo de Valparaíso el que los recibía



Y con todos sus mundos de celofán se hicieron oír los
estruendosos vientos en su hondar y eran banderas las que
ninguneaban las atadas muertes de los perros que ladrando
se perdían



Porque si eran esos los bastidores que miró en su vuelo
cuando el azul se hunde en las olasy queda sumergido la
comisión demencial de estas ñeclas.


ENRIQUE SILVA RODRIGUEZ/ AMALIA


Llévame al bosque encantado
Toma mi mano y llévame al bosque de los aromos enanos
Antes que anochezca
Ahora que la nube se pone su pijama colorado
Y en el patio
Nos guiñan el ojo las manzanas
Desde los manzanos japoneses

Yo sé que aún recuerdas
Como sólo en sueños yo recuerdo a veces
El silencio aquel del cual brotaba el trino de los pájaros
Que entonces no era el trino de los pájaros
El tiempo en que la luz remonta el vuelo
Y desde la luz que se nos va
Acude por nosotros la benéfica negrura de la vida

Muy dentro de mí
Yo quería que este fuera la nostalgia de la luz
Y no un poema
Pero no puedo ensombrecerme ante un gesto de luciérnaga
No me nace entristecer en tu presencia

Tú eres la blancura apenas mancillada por el mundo

Llévame al bosque encantado
Toma mi mano
Y entremos al bosque de los aromos enanos
Como la semilla empujada
Por el beso de la lluvia entra en la tierra
Y se despierta
Allí donde las brújulas
No tienen otro Norte que los sueños.



CÈSAR VALDEBENITO/ CIERRO MIS OJOS



Debo referirme a la mujer del jardín
Pero solamente a partir de la mujer del jardín
En ella reside el tiempo de la palabra
Ante ella podría detenerme largamente
Como ante una página
O como ante la hoja blanca o vacía que no
Dice nada
Cada frase me guía indefectiblemente al
extremo del mundo
Hasta mi muerte deberé abrir una página
nueva en el extremo del mundo
Sobre un risco escribirla o borrarla
Si existe esa página
En ella habrá sólo una palabra un poco
ausente
Lo principal es encontrarla y entonces
arrojarla al viento o perderla.

JUAN SALVADOR POLIZZI/ ELEGIA


a Domingo Gómez Rojas
poeta anarquista,
muerto en la tortura el año 1920


Aquí vamos los viajeros incansables
en brazos de la perpetua sonrisa
tenemos jardines lejanos
y tesoros enterrados en otras islas
vamos siempre tras el mismo norte
desde el primer zarpe, hace tanto tiempo
buscando el mejor lugar para nuestra siembra
encontrando puertos abandonados
donde hombres y mujeres muertos
pasean descalzos por la calle fría
y tañen campanas de duelo en cada esquina
somos nosotros; los malditos
llevamos banderas bordadas en la piel
y la voz gastada de tanto cantar
inmóviles se diluyen los sueños
hay un viento gris que todo lo arrasa
buscamos amor y chocamos con piedras
hay una cárcel en cada alma viajera
que imprime a la vez alegría y tristeza
con tanto viajar almacenando recuerdos
se nos fue la vida sin construir los sueños
y al irnos nosotros no cambiará nada
partirán de otros puertos
los nuevos viajeros a buscar esperanzas
y encontrarán hombres y mujeres muertos
paseando descalzos por la fría calle

JORGE AGUILERA PÈREZ/ AUSENCIA


Amor mío,
cuando estés sola,
algo triste y nostálgica,
recuerda corazón
que hay otro corazón,
latiendo al compás del tuyo.
Y un alma
recorrerá en su ausencia
esos trechos,
las calles,
una plaza, lugares...
testigos muchos
de nuestro amor.
Desecha entonces tristezas.
Entona más bien una canción,
así:
¡oh, milagro del amor!
mis labios
que tanto y tantas veces
se posaron en los tuyos
con delirio, con pasión,
musitarán
en tu cadencia
idéntica
canción de amor


EMILIO GUAQUIN/ AB ORIGENES



Desprende ventisca o errante molino
cien, cien un gritos
imberbes olientes a canelo
a bien maduro pegüen.
Casus belli, don Alonso, no hay tal proeza
en a cuestas cargar un tronco,
mas, cierto y omnipotente es el momento
de la alquimia.
A coram populo
veíanse yertos padecientes
enfrentados a blancos ídolos tallados quejantes
extraños adoloridos en cera.
Los atraganta fulgentes inmortales
lumbrar gentes nuevas
rojos niños sucios e ignorantes
hincaos ante vuesa merced
casi desnudos
aprendiendo
india hideputa
a fonetizar extraños alaridos.
A voz del germen
los castran azotan los vuelven
a la tierra.




Finis coronat opus dei.







RODOLFO HLOUSEK/ FUGA


la historia de Chile
se ha escrito de fugas;
me he decidido
adentrarme a territorios pluviales
ojalá no se fugue
y digan que me vieron en Valdivia
recuerden, nada es real
ni las palabras que se usan
para contar esta sencilla historia de la fuga
no me cuenten ni me señalen
podrían revisar después de consumado el acto
pero no se fugue
que vieron mi presencia
hay otros dolores
no sólo el Sol de invierno.
Hoy hago presencia
dentro de la vegetación
entre las Ánimas
vestido de negro
y sombrero azul
no soy lo que ven
¿podrías asegurar
que el reflejo de agua
es lo real?
¿lo podrías desmentir?
silencio!, es tan sólo agua.
todo es ritmo
flujo y reflujo
el sur
la inmersión del mundo
el humedal largo y estrecho
éste país
es mío
67
todas las monedas
generadas por el hombre
es mío
el ganado, los cisnes,
el fragor de lo frondoso
es mío
la mitología
la marea al fondo
la mesa puesta
en medio de mil hectáreas
es mío
la imprecisión de los asalariados
es mío, su tormenta de billeteras es mío
la prosperidad del ocioso
el giorgio en los muros
las señoritas núbiles
la magia, la tele transportación
la sonrisa de los marineros
los bares y expendios ventosos
son míos

GUSTAVO ADOLFO CACÈRES/ TU Y YO


Tú y yo hemos vivido sin ruido,
apenas conociendo nuestros pasos
vivimos tal vez como en el principio:
oscuros,
absorbiendo las hebras del día,
guardando nuestras voces,
yendo por los caminos,
ciegos y solitarios.
Ante nuestros ojos
está el brillo del pez
llameando en la transparencia del mar,
el gusano horadando el jardín,
en busca del aliento,
y la hierba devorando cuanta luz alcanza,
y en el espacio
la lámpara que te llama a
derrotar la noche
que se obstina en seducirte.
Vivimos sin salir de casa,
cerrando puertas y ventanas,
con un tragaluz que disuelve
la majestad del mundo y
alarga la sombra que nos ata
a las oscuras formas del destino.

RAMON QUICHIYAO/ AYLIN


De pie, bajo la inmensidad de los alerces
milenarios, me he quedado mudo en el inicio de
este nuevo día.
El anciano levanta su mano tosca y me indica en la
alta fronda las trémolas gotas de rocío que rielan su
claridad en medio del verdor.
-¡Aylin, aylin!- me dice.
Y la trasparencia fresca del rocío se me queda
temblando en la quietud serena de mi alma.


REINALDO MORALES/ INTERNADO


Larga pieza, que parece hospital
o pesebrera por su olor a urinarios
viejos catres que posan en hilera
con sus blancos ropajes,
parecieran mil novias que esperan sus donceles...
Allí, entre la blancura de sus tules
o la penumbra de sus luces rojas
¡Cuántos recuerdos a ocultarse vuelan!
De la casa, el hogar, la muchachuela,
que allá en provincia prometiera un día
escribirme una carta, una siquiera,
una sola... que nunca llegaría.
Y luego un inspector, con torvo ceño
se pasea a lo largo de la estancia
parece un sembrador a la distancia
que allí en la pieza desparrama el sueño.

NELSON TORRES/ VOCES ARRASTRADAS POR EL VIENTO



Aquí el amigo tiene la virtud de desaparecer.
Dice que viene de una generación de gente así.
Va de tumbo en tumbo,
toca puertas,
cae,
grita, se levanta
(tiene, sin embargo, una paciencia más fuerte que la raíz de un roble).

La invisibilidad le vino a cuajarones,
con súbita violencia,
a mansalva.

RICARDO HERRERA/ A TU SALUD QUERIDA


Mirando de soslayo, lo que se derrumba, para no
enamorarme de la fragilidad
del fraseo con que la fragilidad nos nombra silba o dibuja
mirando como quien vacila en acariciar o cortar la piel
tatuarse una cicatriz o una ola
ausentarme unos años para volver al ruedo
para decirte al oído "a tu salud, querida"
dueño de mi propio subway donde las desamparadas
de la tierra van a dormir
llorar en carros que no se detienen sino hasta llegar al
corazón. Allí instaurar
ese territorio donde la orfandad se llama amor y el amor tirita
de frío y ternura frente a la primera llovizna. No hay regreso
en esa estación de los abrazos
sólo miradas que anticipan la fragilidad, el derrumbe,
la ceniza que sucede a la fiesta y se hace la sangre del tiempo
no observar entonces, cerrar los ojos y hacer de los brazos
dos orugas


sobre una hoja que es el cuerpo.


RICARDO ALTAMIRANO/ ME PREGUNTO A VECES


Me pregunto, a veces,
si te irías a vivir conmigo
a Melinka, por ejemplo,
para ver amanecer
soles rosados,
para ver caer
la lluvia horizontal
de los inviernos,
para ver el galope del mar
del mediodía
me pregunto a veces
si te irías a vivir conmigo
a Melinka, por supuesto,
para sentir el viento sur
hasta en los huesos
y divisar para siempre,
siempre
y siempre,
el Melimoyu majestuoso
a la distancia
amo y señor
de todos los paisajes.
Me pregunto, a veces
si te irías a vivir conmigo
a Melinka, sin dudarlo
a adivinar
como se pone el sol
al otro lado de la isla
cada tarde.
Me pregunto a veces
si te irías a vivir conmigo
a Melinka, sin retorno,
y añorar
si fuera el caso,
lo que quedó,
lo que no fue
o lo que espera.

ELENA MUÑOZ/ OCHO


El reloj me dice
que llegó el invierno
Subiré entonces
con manzanas y flores
diciendo que llegó la lluvia
Quizás ahora
volverán mis risas
de tarde en tarde
Y encontraré tu aliento
que aún brota, escondido,
en una solitaria puerta.

RAYEN KVYEH/ LEMUN


Lemun, Lemun susurra el viento sur
Lemun lemun gritan los pijan
Lemun, Lemun llama Punalka
Lemun, Lemun baja la cordillera
Lemun, Lemun cantan las olas
Lemun, Lemun cabalga en los valles
Lemun, Lemun camina por las calles
Lemun, Lemun el fuego rebelde de nuestra madre tierra
Lemun, Lemun tu sangre rebelde
riega de savia inocente los caminos
libertarios del pueblo mapuche
Lemun, Lemun tu sangre derramada
florecerá en nuestra nación libre
en miles de hombres y mujeres
que se levantarán
en nuestra nación libre y autónoma




jueves, 18 de abril de 2013

DICKY HOGGE/ NUDO (FRAGMENTO)

Entras a un pueblo y todos estàn muertos; el hombre muerto yace junto al pàjaro muerto.
Luego vuelves a mirar. A ambos se les ha ido la misma cosa.
Al hombre la vida del pàjaro, y al pàjaro la vida del hombre.

miércoles, 17 de abril de 2013

PAVELLA COPPOLA/ EL PESO DE LA MEMORIA


Te sientas en una butaca de este oscuro cine, que es la vida, comadre calavera.
Y ambas jugamos a un espanto flaco.

Ya el resto del público hizo abandono del auditorium,
y nuestro espectáculo es lo único que persiste.

La tierra nos aplasta y apenas si respiro,
la publicidad y el consumismo me han inventado la ronda del Dos Mil:
“Hubo una vez un tío, que de huesos se sostuvo en el ayer,
hoy únicamente posee el verbo DESAPARECER”.

Concluimos nuestro juego y me convidas un cigarrillo.

Tus dientes castañean, ¿acaso de frío?
Te tomo de la mano, puro hueso, y
me cuentas cómo eras, cómo tu cuerpo vivo antaño hacía el amor,
de qué manera eras cuando eras.
Y ríes hecha de ayeres,
y destilas esqueleto, ojos ausentes en el hueco donde persistiera tu mirada,
y adentro de mi propia palabra
presiento el absurdo que me carcome mientras miro.

Hoy ha sido publicada la noticia de tu hallazgo, comadre calavera,
Allá en el norte. O en el sur.
Doscientos cincuenta pesos
he pagado por la entrada a esta función de gala
en el reino de los desaparecidos.

PABLO KARVAYAL/ TUNCA ABAJO



Ese Sábado en la noche me había peinado bastante
...Estábamos en la cocina
...Estaba esperando el momento justo para pedir permiso para salir cuando llegó mi tío y me dijo que lo acompañara

...Subimos a la carroza y salimos del pueblo por la Carretera de la Fruta
...Había poco tráfico yo miraba por la ventana el cielo
...Mi tío manejaba
...De pronto por la pista del lado pasaron dos autos de la Policía de Investigaciones con baliza y a toda velocidad
- Debe haber pasado algo - dije

Mi tío dobló y entramos a un camino de tierra lleno de charcos y barriales
Las luces altas de la carroza alumbraron a un grupo de personas afuera de una casa
- Aquí es - dijo mi tío

Era una casa de parcela
Y la gente estaba agolpada en el portón
Habían policías y detectives cerrando el paso
Todos miraron cuando bajamos de la carroza
Menos una mujer que gritaba
¡¡ Malditos !!, ¡¡ Desagraciados !!
Y seguía llorando para volver a gritar hacia adentro del portón donde no la dejaban entrar

- Somos de la funeraria - dijo mi tío y nos dejaron entrar
Justo venían saliendo unos detectives
Ahí a mi tío le informaron que era un crimen
Un asesinato doble
Así que tuvimos que salir de nuevo de la casa e ir a buscar otro ataúd
Y otra carroza

La mujer seguía gritando pero de forma más débil aunque de repente resurgía y dejaba a todos callados con sus alaridos y sus llantos
Era la hija y la nieta de las víctimas

No nos devolvimos a San Vicente sino que fuimos a Peumo
Donde mis tíos tienen otra funeraria y volvimos de ahí con dos carrozas y dos ataúdes
Unos ataúdes especiales
Sellados para crímenes sangrientos porque son herméticos sin filtraciones
Venía también mi tío Marco
Las dos veces que cruzamos el puente de Peumo yo pensaba en que ojalá hiciéramos todo luego para poder salir después un rato con mis amigos
Y los cuervos me aconsejaron que mirara todo bien para luego contarles y yo solo quería que pasaran esos días para ver a mi polola

Volvimos a la casa y la mujer seguía gritando desconsolada
Volvimos a decir nuestra contraseña y entramos con un ataúd
Fuimos a la casa y tuvimos que esperar un rato afuera porque los peritos estaban tomando huellas
Luego entramos y nos dejaron solos en la pieza
Era una pieza confortable blanca
Y en la cama había un anciano en posición de defensa
Un cadáver duro defendiéndose vanamente de la muerte
Se notaba que el anciano murió luchando
Tenía cortes en los brazos y su cabeza gritaba de dolor con la boca abierta y la piel blanca
La boca y los ojos salidos
En el cuello tenía dos orificios traspasándole hechos con cuchillo
Toda la sangre estaba coagulada
Ya no brillaba
Y estaba empezando la putrefacción
Hace dos días que estaba así
Lo encontró un trabajador que como no veía luz en la casa fue a averiguar y se encontró con la sorpresa
Tuvimos que meterlo en el ataúd el caballero era medio alemán porque era inmenso
Y yo tuve que despegar su piyama sanguinolento coagulado con las sábanas en varias partes
Y recuerdo sus manos tiesas
Nada en él era espontáneo
Todo era definitivamente un asesinato
Tenía 96 años y era el abuelo de la mujer que gritaba
¡¡ Malditos !!, ¡¡ desagraciados !!

Gran impacto causó en el personal policial
Encontrar el cadáver con un rosario ensangrentado en la frente
Se dedujo en el sitio del suceso que el hombre
Al sentir que estaba herido de muerte
Alcanzó con un postrer esfuerzo a tomar el rosario en un último gesto de profunda fe católica

También se pensó en un acto de extrema malignidad del homicida
Pero esta posibilidad es la menos convincente
De igual modo llamó bastante la atención a la policía el que junto al cadáver hubiese un par de guantes plásticos de tipo quirúrgico
Ensangrentados y con evidencia de que fueron usados por el asesino del agricultor

Lo dejamos en una carroza y nos dijeron que fuéramos al granero porque ahí estaba el otro cadáver
Esta parte no la recuerdo muy bien
Hacía frío
Tuvimos que cruzar un canal con el ataúd
No tenía miedo
No estoy traumado
Solo pensaba en mi polola
Cualquier desgracia
Toda la sangre
La crueldad
Robo
Asesinato
Violación
disparos
cañones
llanto
hedor
chacal
costras
Todas las escenas que yo veía
Eran el Paraíso
Comparado con el Infierno que era para nosotros estar separados

Era una violación
También asesinato
Pero era una violación
En realidad no era un granero
Era una gran pieza de adobe donde guardaban semillas herramientas alambre
Tiempo atrás debe haber sido una casa
No recuerdo bien si estaban mis dos tíos
Habían detectives yo sabía que yo era muy chico pero demostraba valor ante mis tíos y mi abuelo
No se como decirlo
Estábamos todos felices en medio de un doble asesinato

Había maíz flotando en la sangre de la señora
En una poza de sangre había maíz y el cadáver no lo recuerdo
Pero había sido violación y yo solo veía la poza de sangre una pared de adobe pintada celeste unos sacos un pedazo de viga con la punta ensangrentada y ahí mi tío me dijo que saliera de ahí y que los esperara afuera

Los detectives hablaban por radio
Después no me acuerdo hasta que nos fuimos
Tomando la carretera y llegamos a San Vicente
Recuerdo que en la esquina donde nos juntábamos estaban mis amigos
Yo los saludé desde dentro de la carroza pero ninguno de ellos me saludó porque la carroza tenía vidrios polarizados
Afuera de la botillería también habían algunos amigos pero era inútil saludar aunque todos nos miraban
Cruzar el pueblo dos carrozas funerarias
Pasando por la plaza a las 12 de la noche de un Sábado

Llegamos al Hospital y mis tíos abrieron la morgue que era un cuarto chico y no pude memorizar muchas cosas porque dejamos ahí los ataúdes y nos fuimos

Al llegar a la casa no quise comer porque quería salir y parece que le conté la historia a un amigo cuyo nombre olvidé
Pero si quieres saber lo que había en el granero-pieza
Era un homicidio-violación
En una bodega situada a 200 metros de la casa principal
Ahí fue hallado el cadáver de la hija del agricultor
La mujer asesinada presentaba una herida profunda en el cuero cabelludo
Inflingida aparentemente con un tablón de siete pulgadas de ancho por una de espesor y un metro de largo que se encontraba junto al cadáver
Asimismo tenía una herida contusa occipital
Y fractura en la región facial
Fractura mandibular
Y hundimiento maxilar interior con desprendimiento dentario
Estaba maniatada con alambre de fardos de pasto
Amordazada y taponada en la boca
Con dos pares de calcetines

El cuerpo estaba semidesnudo
Con las vestimentas de la región genital destrozadas

Tenía 78 años
Y era la madre de la mujer que gritaba de dolor en el portón de esa casa ubicada en Tunca Abajo

PATRICIA CABEZAS/ CORTEJO



Mientras cae la lluvia sobre tu cabello,
observo el viento, las hojas
desde mi ventana
los suaves goterones marchan alrededor de tu cuerpo
como un cortejo de lágrimas

tendido entre las piedras
la tierra te recibió en cama helada
Te veo, se remecen mis entrañas
El alma se me suelta y la atrapa mi garganta
silencio nuevamente y el caer del agua
como si la lluvia fueras tú
derramando tristezas sobre las esperanzas

ya no estarás en ti... jamás
Es nada y jamás, jamás.
La lluvia ya no te moja
Ya ni siquiera tienes lágrimas
Derramado yaces sobre las hojas
Del invierno y la nada.

PABLO ARGAGNON/ SUR


La lluvia cae sobre los techos
siete tazas tiene aquel tren de piedras
vagón de secretos
Siete tazas de café, vasitos de leche sonreiría Borges
de libros y voces machucadas por el rojo de los zapatos
Siete puntos negros tiene el dado
vino tinto, tal vez
Se abre la puerta, se abre el quesillo
las vacas, flores azules
el hombre
El techo cae sobre la lluvia
y el atardecer se abre ante tu mano

ROSA ALCAYAGA/ SIN CAMINO NO HAY CUERPO


híncate
frente a las todas
como uno más de los hombres,
reclamas porque no quieres
un pan lleno de gusanos,
es el único alimento
en la despensa;
no mires con cara de hambre
nuestros ojos
navegan sin estrellas,
escucha
sin camino no hay cuerpo
sólo sombras
muere la huerta
no crece la hortensia,
destrozados pétalos azules
lloran ojeras

SERGIO MOUAT/ JOSÈ MARTI


José Martí escribir de ti
me da temor, pero más que eso,
un respeto tan enorme
un decir de ese todo
que difícil es buscar el modo
y encontrar apropiadas palabras.

De patriota y amante de tu tierra
no son tantos ni cualquiera
de humanidad exorbitante
viviste y enseñaste la dignidad
pero aún más difícil
es saber morir con ella.
Naciste con ese estirpe revolucionario
Tu sangre mas roja que muchas
querer y desear todo el bien
para tu pueblo tu querida Cuba
la Isla del sol, de amor.

Ya en tus años mozos al imperialismo combatías
y te confrontaste a ellos con notable valentía
quien pensaría tus predicciones verdades
disparadas con más fuerzas que las municiones
de los fusiles que en tu época habían.

Hablo de ti con gran cariño y humildad
si de ti en ti y por ti
caminaste con toda la verdad
que podría decir yo de ti
si tu ya lo dijiste todo
heme aquí para halagarte y recordarte
esperar que un día en América Morena
la dignidad se sobreponga
a los intereses creados que no se nombran.

DIEGO ALFARO-PALMA/ LUGAR DE LUGARES



Construiremos casas para no habitarlas
Elevaremos ciudades para abandonarlas

 Volvamos
    A ese faro olvidado
         Allí todo es virgen, inocente
              .Allí se ve todo por primera vez.

CARMEN YÁÑEZ HIDALGO/ REFLEXIONES PARA NO VOLVER


Me hablas de una casa de viento y yo contesto;
¿y que haremos con solo el viento? Previendo de tempestades
la precaria estabilidad de las paredes.
De viento y de luz;
y yo contesto
¿y qué haremos con solo el viento y la luz?
Sopesando el margen de las sombras que acechan en los lagares
donde no alcance, nuestra bienintencionada luz.

De viento, luz y frutos;
Y me quedo sin palabras....

Me hablas entonces de ese país que dolió tanto,
de ese país que llevamos en una alforja en la espalda,
de aquel país que más de alguna vez, dejamos olvidado en alguna estación de trenes
en Europa.
Me hablas de ese mismo país que lloramos como viudos,
tirando sus cenizas en el Sena o el Báltico.
Me hablas de ese país resucitado entre los muertos de feroces dictaduras.
de ese país defectuoso,
de ese país perfectamente idiota,
y nuestro.

CLAUDIO GUERRERO/ EL SILENCIO DE ESTA CASA



En medio de esto está tu mirada turbia por el recuerdo
tu sonrisa apagada
el gesto agobiado y silencioso.

Existen espacios que nunca han sido acariciados por un rayo de luz
rincones que mutilan tu presencia
que absorben las historias jamás contadas a los hijos.

Sólo los ventanales escuchan tus pasos quietos.

En medio de todo esto está nuestra costumbre
de permanecer juntos en la cocina cada sábado por la tarde.
La casa está impregnada de un profundo silencio
la casa está atravesada por tu sabiduría,
yo te hablo de mi tristeza y tú callas tiernamente,
tú preparas el almuerzo del domingo
y yo voy a comprar tus cigarros a la esquina.

Cada sábado vemos el mismo partido de fútbol
saboreamos la misma sopa.
Las paredes transparentan tu surcado rostro
la tarde cae y su sombra se junta con tu sombra.


Ocultas tu cansancio, quisieras sonreír
nada ha cambiado, nada
sólo que te vas a acostar
y busco en mi mente la imagen
de la última vez que tu risa
iluminó esta casa silenciosa.

CÉSAR VÁSQUEZ/ CANTO I


Aguila Coronada...
¿En qué albas alturas
se reveló la profética visión de la obra?
¿Con la flor del conocimiento quién te ungió?
Y tu sangre:
¿en qué instante adquirió la profundidad del orbe?

¿Bajo qué míticos signos
en la tierra tu descenso?
¿Estos, los valles,
dónde tu plumaje purificas?

¿Las cumbres por que huellas alcanzaste?
¿En qué sendero del devenir
el retorno a la sima?
¿En el trono de los abismos,
púrpura es el relumbrar de tu corona?

Aguila Coronada,
en obscuras latitudes
¿qué cadenas atan tu sino de pájaro?
¿Qué haz de luz te baña
en el vuelo a nevadas regiones?

¿Qué mágico brebaje
bebió tu dionisíaca alma?
¿Que alado ruiseñor
inspiró tu nupcial canto?

¿Son cisnes de insondables aguas
los que esperan la señal de los presagios?
¿En qué nuevas tablas
atisbará el hombre su postrer arcano.

CARLA VALDÉS DEL RÍO/ LAS PIEDRAS




Muertas las piedras
bajo la noche
auscultan los vacíos de la tierra.

Tantas raíces en duelo por el aire
aguardando los sonidos de la estación silencio
compenetrando ríos mudos
y el cántico fugaz de la huida
en la noche
de los no cuerpos.

Vienen las piedras danzando
el luto de la demencia y los signos.
en las tumbas sigilosas del lenguaje.

Crepitan sentados los muertos,
en la liturgia del reconocimiento
de la materia original.

Y vienen las palabras
enredándose frías
mordiéndose en lo caliente,
haciéndose sombras entre las piedras

Mientras la noche medita sagrada
un sonido profundo al
abandono.

ALEJANDRO CERDA ALVAR/ ÒPERA CHINA


La muchacha ciega recuerda
Que el maestro de música
Suele decir:
“En la ópera china el silencio es una máscara
representada con música”,
es así como a través del pensamiento
ella puede cantar con sus ojos
y darle vista a todas sus palabras,
dejar que el aroma de la imágenes
que la acompañan y la hacen vivir
se filtren por la estática del olvido,
y aquel silencio la visite con música
y nunca lo abandone.

JESÚS LARGO HIDALGO/ CAE LA LLUVIA



Cae la primera lluvia de este otoño 2005,
Es fría, húmeda como nunca
Y estoy flotando, destellos lentos se posan en el mirar, nublado, opaco,
Casi irresistiblemente vivos por un segundo.

Cae la primera lluvia sobre mi pecho y no respondo,
No soy nada, simplemente un abismo,
Un rosal de mil espinas invisibles,
Un rocío, un estero.

Siempre quiero recordar mi primera lluvia,
El grito al cielo, mi cara al viento.

Cae la primera lluvia de este otoño,
Y mi árbol no mudó, sigue tierno.

MARIO VERDUGO/ LA NOVELA TERRIGENA (FRAGMENTO)


I
Teníanle menos miedo al capataz que
al zanjón, menos al zanjón que al retorno
ígneo de los drevlianos

II
La misma noche lúgubre en que
abraham maslow les fue presentado, y
todo el chalet que habían construido se
desmoronó como pirámide de orujo

III
No lograba pasarse más de cuatro días
sin estarse muriendo, el asesino de
camarógrafos, al que sus padres
bautizaron Modesto

IV
La parte cuando se inscriben en el
gimnasio La Derrota, deseando dividirse
en miríadas de pequeños maslows.



PEDRO MONTEALEGRE/ DE LA PALABRA RABIA (FRAGMENTO)



Tómale el pulso: el aire pega: Ta-tá, Ta-tá. Ritmo de qué,
-caliente, rojo, golondrino de axila, hedor de testículos, azufre, hollín,
mango de cacerola expuesto a la llama. En la fiesta: transe: ¿sí o no?
-sobre el miedo- transidos, transar la fuga: chico contra la azucena:
friega, friega. La muerte es así. Era guadaña. Refriégate contra ella.
Tú viste eso: yo vi una azucena totalmente afilada. Un ángel salió
del vapor bostezando: Ángel, gira; yo soy condensar: gotas en vidrio,
tapa de olla al retenernos en Qué: ah, el hambre -sola para la sal,
tonta para tentar. Comida. Comida -Apréstate, ahí: están los peces:
se disputan la mosca. Sobre el agua, desde de la orilla, me come el pez
-abre la jeta -lo negro es cosmos, ¿lo adivinas tú? Allí, sobre el cielo,
desde el globo vacío, me zampo: ¿Qué? Una célula es Qué -la calle es igual.

Si decimos roto, lo roto viene y dice: ¿Qué? Y la Q abre una grieta
-y áspera. Del pliegue, un lisiado sale. Enseña: mira mi pata de madera.
Decimos madera: aludida viene y dice: ¿Qué? Y en la Q hay filiar
-velo enredado, un cordero en la zarza, hijo de Abraham- di: ¿No se llama
madreselva, acaso, ese tejido antiguo? Se llama luz -partiendo la nube,
gran insectario- alfiler para un grillo. El cielo era negro. Y yo dije, tú,
color de asesinados -manual de anatomía: todo traslúcido- Desaparecer,
di Pedro apareciendo. Manuel preso en ojos: manos de tierra
para ser deshechas. Cuentas de vidrio los ojos de pez -tus ojos, ¿qué hunden?-no,
no: llanto. ¡No! O reconocerlos lisiados: un niño, dime, ¿qué hace un niño
escondido en un muerto? Cuajo de plumas: era sarna lo que picó
la línea buena de tu mano; harina la protuberancia abierta de tu omóplato.
¿Nos confundimos con ángeles? No, moscas: larvas. Sanguijuelas.
Nos volvemos bichos. Y si miramos al pez desde afuera, en la orilla
-él salta, nos come. Se come. Se atraganta. Ja Ja: su espina. Ja Ja: su espina
era necesaria: o la inanición. Ja Ja ¿Nación? Perros de ciudad, hum: nutricios.

No, no. En el pueblo nunca se han visto perros. Un ladrillo de luz
te golpea el labio. Del Paf un grito escapa diciendo: ¿Qué se rompió?
Esa Q controlada, que baile, que baile. Dime esa Q que engloba la fuga
del ruido Paf. Yo sueno -sano- y mendigo el pulso. Ta-tá, Ta-tá, palpita ésa,
la irresistible guadaña -hoy día, azucena.. ¿Dónde estás? ¿Qué hedor
te consume ahora? Si te hierve algo, ¿adónde irá el resoplido?
Una célula está. Un niño lisiado también está -un sonido inaudible
lo corta en sílabas. El corte -sabemos- se inclina a parir. Cortaron, Manuel.
Cortaron, Pedro. Y vino el corte y dijo: ¿Quién me llamó? Unas membranas
haciéndose músculo, dijeron -músculo: a través de esa Q, yo nací sin días.
Tras el hambre, unos hombres se asomaron a la orilla. Boca de pez, boca de fe,
reflejo y reflujo. Lo decían ellos: yo sé lo que hubo. Países celestes,
decolorados con flama, dialéctica de llamar al hueso: digan, quién fue el nacido que te sacó de cuajo ¿Hubo guadaña? El cuajo, el crujido dicen yo y yo.

PAULA ILABACA/ LA NIÑA LUCIA (FRAGMENTO)


bésalo por mí mamá
cuando se duerma
para que no tenga más pesadillas no
para que tenga un poco más de
compasión
bésalo en la boca mamá
cuando se duerma para que le saques mi corazón
de entre sus dientes
para que se lo saques
y todo quede sellado mamá
lucía di y que todo quede sellado
en la forma mamá
en esa manera que tiene de morder
incluso mientras duerme

por ejemplo al momento de la partida
por ejemplo al momento de querer proteger
me por ejemplo cuando escucho su respiración
bésalo por mí mamá mientras yo escucho
que hay una turba esperando por su contorno mamá
una turba
que no deja de chillar qué es un ángel? qué es un ángel marrón?

al momento de ceder mamá al
momento de apretar
cuando bate las alas escupe
y me llena la cara de barro
cuando bate las alas y no puedo respirar
o como cuando se queda
en un rincón de la ciudad
y hostiga
por ejemplo mamá esa es su nueva forma de
joder
lucía dice se queda en un rincón
con los ojos cerrados y dice mientras duermes
y dice se supone que esta noche no debes
dormir
mi niña mi
pedacito carmesí
se supone que esta noche no debes
siquiera pensar en poder dormir
porque mientras yo pateo y jodo en el barro
la ciudad no
la ciudad no descansa no
la ciudad solo debe padecer
lucía di
la ciudad solo debe padecer

JUAN MALEBRÀN/ PANDERETA


Falso el punto en que se rompe el circulo, falso el paso, el giro, la tuerca con que se espera ajustar la cuenta, falsa la idea de familia, el vicio, lo único cierto en esta esquina.

JAIME PINOS/ HUMO


Como tupido velo,
la férrea cortina de humo
cubriéndolo todo.
La neblina densa
de gas y de polvo
gravitando,
depositándose,
sucio sedimento,
sobre los habitantes y las cosas

Aquí se vive
como dentro de una caja cerrada,
en la jaula viscosa del smog.

Peces enfermos
en las aguas podridas de un mar muerto,
boqueamos en medio de la enorme nube oscura.
Nadamos en ella,
llenando las branquias
con su tufo metálico.
El veneno que asfixia a la ciudad
(la televisión mostró hoy los hospitales atestados de niños y de viejos)
es nuestro líquido elemento.

Aquí ni siquiera el cielo es horizonte.
Y la mirada,
hecha humo,
ya no es capaz de ver una cordillera,
aún estando al pie.

Aquí,
como dentro de una caja o una jaula,
transcurren la vida y la muerte
sin respiro.

CARMEN AVENDAÑO/ ENTRE EL TIEMPO Y LA SORPRESA




Después de negarlo hasta aceptar el deseo
no justo después, sino un poco después
entre el tiempo y la sorpresa cae la lluvia
sumergiendo a la ciudad ya hundida en la noche

Las entrañas amordazadas flotan ahora
como medusas libres de corazón o cerebro
a la deriva del aire finamente picado por el agua
que apacigua el ardor de los bloques de pimienta

Una Venus de sal se disuelve en la lluvia
delante de mis ojos que te buscan guarecidos
flotando en el café como en una pecera
donde la saciedad ondula hacia el hambre

El amor es antiguo como azúcar en terrones
golosina de corceles que me llevarán a la tumba
evitándome el encuentro con la soledad perdida
que camina cegada por las manos de la amnesia
dibujando nombres mudos en las lápidas del polvo.

HERNAN JARAMILLO/ EXCELSIOR (FRAGMENTO)


El hombre, transformando la creación de Dios,
piensa ser creador al ver el tronco tabla,
el polvo y paja adobe,
y cilindro el acero tosco de la montaña.
Quiere hacer como antes la ilusoria
Babel de los cien pisos que llegara a los cielos,
y levanta con mezcla de ideas sus cimientos.

Día será llegado que una gran hecatombe
conmueva los cimientos de esta torre,
y se confundan torpes pensamientos y lenguas,
se quede inconclusa
tal vez destruida para siempre y no haya
miserable vestigio de su cierta existencia.

MIRANDA GRANDI/ EL VIENTO

Otra es la clave de los signos
Otra es la llave del cerrojo
Otros, los vientos que abriràn estas puertas
Otros son los signos de los tiempos

Y los vientos soplan en mi oido:
Renuncia
Renuncia es la consigna
Renuncia y avaricia
Coge y guarda la semilla
Aguarda tiempos propicios
Haz como la vieja segadora
Que por vieja y por sabia
Sòlo ha cogido los mejores granos. 

EMILIA TORO LEONTIC/ CONJURO

Tenuamente le develo
aproximo
el eslabòn desgarrado
y esparzo
el ùltimo deseo que me resta.

Descamino
las horas escondidas
entre los restos
de un remoto paìs
y màgicamente
reconstruyo
mi libre territorio.

MARCELO JARPA FABRES/ VIDA

Aunque la garza
desde el tren
parece estàtica,
yo sè que la nieve de su cuerpo
està viva
como la luna. 

martes, 16 de abril de 2013

GEORGINA CANIFRÙ CANDIA/ PRISIONERA


Nos cuentan dos veces al día
uno
dos
tres
digo once

Con la mirada en mi archipiélago lejano él me saluda
convicta de la sombra que despega del pensamiento
me desprendo también en una forma sutil
y el latido se hace innecesario
para todos los actos que sostienen la tierra

Residente perpetua
no saldremos del contorno de los ojos ahogados
pero he comenzado a avistar el dorso de mi pensamiento
el gesto de mi cuello asciende
y me vuelvo loba que aúlla

De la trompeta crecía el musgoso nido del océano
el viento nos meció tantas veces
el sueño entonces se desprendió de la barca
y cuando llegamos nadie nos esperaba en la fogata entumecida
convicta en la galería que sólo especta el paisaje

Amada definición inaccesible
acertijo de aire
acertijo de sonido
de piel desaparecida en los montes
que un día fueron profundos

En mi corazón habita un dragón que quema en el alba
una fogata primitiva ilumina caminos de sangre
yo veo la fogata del cielo con los ojos abiertos
pero la expansión invertida me provoca derrames de
murciélago

Despierto en un cuerpo que no conozco de antes
el pelaje ahora es otra piel
en esta agua que me cobija del cielo
que me cobija de tu mirada hiriente
de la bala en tu lengua
Siempre corrí por el sendero descalza
y no me siguieron apareados por la noche los lobos

No fijaba la mirada en cosa alguna
el paisaje no era paisaje
todo pertenecía ya a mis ojos cuando en una cruz
me lanzaba sin sumergirme
en aguas que eran aire
en cielos que eran desiertos
en araucarias de leopardo

Y las huellas en el lodo eran iluminadas
por la luna del propio cielo que era el propio desierto
y el propio aire
que era la respiración y su origen



MI CORAZÓN ES UNA NIÑA BORRACHA
QUE NO VUELVE MÁS A CASA

ALEXIS CASTILLO JORDÀN/ AEROPUERTOS


Brizna sobre el chaleco verde de la niñez.
Agua sobre el pavimento gris de la ciudad.
Sol del amanecer: autos, calles, edificios.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Casas baldias, chaquetas fantasmas, mudos roperos.
Parques solitarios, edificios abandonados.
Hospitales asilos imaginarias prisiones.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Irreparables artículos del hogar:
enceradora, lavadora, aspiradora,
televisor, radio, angustia y pánico.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Pesados abrigos colgados de la cuerda
floja como la tarde que veíamos caer
desde el corto y angosto patio de la juventud.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Libros bajo el parrón de la locura.
Lápices y cuadernos como fármacos.
Perros desvelos de la noche.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Servilletas marcadas con rouge pasajero.
A medias la copa de tristeza sobre el mantel:
despiadados recuerdos, amargas derrotas, torvos reflejos.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.


Guardias de lo sagrado: pan, vino y soledad.
Ronca sombra del nogal enmohecido.
Inexorable bosque negro de la muerte.
No saben lo difícil que es estar en un aeropuerto.

REINALDO MOLINA/ TARDES OCIOSAS


Estas son las mismas tardes ociosas y beodas
Que ha tenido este tipo durante algunos años

Toma una cerveza en el último rincón del bar
Piensa en tantas cosas: su vida habría tenido otro sentido
Ha no ser porque la existencia
Es un juego mentiroso

Pensó que después de todo su pobre vida miserable
Estaba escrita en la sangre

Beber cerveza aguada tampoco es algo tan malo

Una imagen se vuelve a extender sobre el corazón y los ojos
Siempre hay un amor que se termina esperando
Exigiendo de cierto modo cercanía a lo bello
La alegría que alguna vez no fue ajena

El pobre tipo tiene la sensación que con un recuerdo
Se iluminan todos los rincones
Afuera del bar cree que hay un sol veraniego
Que brilló en otros tiempos

Pero es martes y llueve sin tregua
Hace unas cuantas semanas.

LEONARDO LARA ARRATE/ ELYSIUM MONS (FRAGMENTO)


Hay portadas, papeles más papeles, palabras incisivas, gestos que uno imagina podían deshacer y hacer por su ímpetu, uno sólo camina, se supone que tiene un trabajo pero siempre está yendo o viniendo, absorto, calle es una palabra que uno no podría ocupar pero yo la nombro, recuerda que todo esto se esfuma, quieta, pareciera que uno cae y ve imágenes y cae, al caminar y ver


Como una ventisca ella me besó, fue al lado del rió invisible, recuerdo que nos tomamos y en un momento fuimos más grandes que el mundo, éramos dos dioses de amor adolescentes y agónicos, la misma aireada borró el recuerdo, las obras de los artistas visuales son los recuerdos de alguien, lo extraen y lo encuadran, expuesto se repite la secuencia del recuerdo una y otra vez, pero ya no sabes si fue cierto, si fue un sueño, si ocurrió u ocurrirá, si está ocurriendo ahora mientras lo ves


Me insultaba y lloraba, escupió mi chaleco, quiso pegarme pero lloraba mucho, yo te quería, decía llorando, yo la amaba pero me fui, y continuó llorando en el baño mientras todos intentaban consolarla, ella luego dijo que no me conoció, yo decía que aún la amaba y sólo quería morirme, lo tuve que pagar, se folló a mis amigos y en más de una oportunidad quise cortarme las venas, intoxicarme con pastillas, irme a cualquier lado, he sido un desgraciado y no sé si esto tenga que ver pero, de vez en cuando aún siento deseos de cortarme, intoxicarme, irme, como a veces siento que la amo, pero tal vez no sea verdad, tal vez sea por la poesía



En el desierto había una multitud, clones, fantasmas, espejismos, que de repente se venían encima y me hablaban pero mudos, y yo caía lentamente y luego no había nada, porque lo único que había era el sol, que bramaba feroz como un dios ciego



FRANCISCO MARTINOVICH/ DECLARACIÒN DE PRINCIPIOS


Uso potes y utensilios de plástico
ollas de acero inoxidable y sillas de madera.
Me ducho
boto mis latas al basurero regular,
escribo sobre hojas de papel
y guardo mis cosas en cajas de cartón.
Uso desodorantes que no
certifican no hacer daño a la capa de ozono,
compro bencina de 95 octanos
y no le he revisado los gases al auto.
En mi casa hay una estufa a leña sin certificación.


Estoy destruyendo el mundo día a día,
sin embargo no tirito mientras duermo,
y supongo que no dejo tranquilo a nadie.

FERNANDO REYES FRANZANI/ CANTO A KAVAFIS HERÁCLITO

Hay, en lo inconmovible de los recuerdos, quien cree volver a Ítaca y se extasía
en desventuras, y de empeños divertidos:


Y tú lees de sus viajes, y exaltas sus filigranas verbales, sus revolturas de tripas,
prudencias imprudentes,
o mejor cuando enmendadas;
y el futuro sin guerras
como sueño de una noche oscuramente lúcida.


Cada viajero aborda la clase como quiere o lo permitan las parcas
o le fuerzan, como a saco en su laberinto de atrapado.
Otros no ayudan para nada,
o escuchan remos en la espesura.


Nos damos cuenta, sólo si la nostalgia da cabida que avanzarás a su huída cauta
y
fecundo en la llegada con retrasos.


De nada vale que comercies, aunque te aconsejen, te muestren el rumbo
equivocado, o la gloriosa ventura,
aunque seas voluntariosa memoria
central que al regreso te detiene
porque hasta lo voluptuoso se termina:


al final reina la memoria.

Porque hay esa escoba que barre, y barre, y barre.
Y esa barca que atraviesa.


Así que guárdate. No vuelvas. No regreses.
Aprovecha el tiempo del engaño.
Acercándote no te alejas, y sobrepases el arrojo .


Aunque vayas muy orondo, muy consciente, del continuo, y su sombra, y a la aduana impertérrita,
pues, si bien es cierto
que dos veces no podrás bañarte allí,
y aunque no te espere Nausicae,
báñate, báñate, báñate,
¿cuántas veces destruirás ese cuento que hubiera cambiado tu vida?
con refocilo, mmm qué rica el agua del bautizo + completo
¿será más de una vez que mirando esos ojos quedas cegado?
que bañarte lo es todo, más que un zahumerio,
más que el poner a secar bajo la cordura
(de ese auto la noche del retorno bajarás cuántas veces?)
y la Nausicae se ponga babosa y te abandone.


Aun si siempre seas otra la consciencia, te induzca, otras las anémonas, le guían,
esa conciencia que te baña,
y no te reconozca en la partida.


¡Cómo?

O el mismo fueras de mentido: báñate a como venga, y aún si en truculenta leche de burra
o en pandora la veas.


Fue la esencia de la cosa.

Si Kavafis no hubiera escrito, habría que inventarte:

Nunca abandonas. Nunca regresas. El después, igual quel antes.
Si miras al individuo, perplejo o panza al aire.


Pero quién mira? Quién lúcido?


Quién sabe de verdad, que navegas?

Y existe esa caída al abismo al borde mismo por el lado la tortuga?

RAMON RUBINA GUAJARDO/ ONCE

Si alguna vez amor yo tuve alas,
y a ti me derramé como una lámpara,
fue antes de la muerte y su cosecha.
Antes que el polvo los ojos me comiera.
El tiempo en su alcohólica vendimia
aún no desgarraba las viñas de la furia,
y su racimo ensangrentado no caía
para mancharnos las manos y la boca.
¡Ay! De tanto amor y tantos días,
de tanto beso herido en sus raíces,
del mutilado sol de nuestros lechos
clavado entre el dolor y las cenizas.
Y tanta cicatriz no pasa en vano,
al corazón lo gastan ácidas espumas,
y donde el amor voló como una rosa pura
hoy caen amargos los labios de la ira.

DIONISIO VIVANCO/ BRUJAS


Todo está dicho, aunque siempre queda algo en el tintero.
Entre ellas y nosotros hay distancias que nos acercan.
Los perros de dios vienen por todos lados,
galopando y mordiendo,
haciendo sonar sus cuchillos. Gritando.
Buscan acallar la sensualidad,
la palabra que resuena en todos lados.
Hacen prisioneras a moras y cristianas.
Las encierran en calabozos sumergidos
en los cimientos de los claustros,
y las torturan vestidos con sotanas lascivas.
Después la muerte parece una bendición.
No quiero inventar algo
para hacer menos salvaje los golpes, el dolor,
para describir el moridero donde eran llevadas,
con los labios cosidos con agujas para sacos.
Caminaban con una flor de hastío brotando del pecho,
ahogadas con la sangre del martirio,
con la bilis del olvido, con el sobresalto del mal de ojo.
Eran muertas muriendo una y otra vez.
¿Por qué no convirtieron en sapos a los carceleros?,
Se extraviarán para siempre en el abrazo ciego del fuego,
y las cruces victoriosas desovarán su retórica podrida
de ángeles y vírgenes, de hostias y silicios,
oponiendo la persistencia al silencio,
el dogma a los epitafios,
a la plegaria íntima del último momento.
Y quedarán ahí parteras impías,
mujeres terrenales y temporales, heréticas y paganas,
buscando adjetivos en la agonía.
No alcanzaron a despedirse y doblan la esquina de la fatiga,
entre los sórdidos estandartes eclesiásticos,
entre los frailes hediondos y sus sagrarios de procesión sórdida.
La muchedumbre vocifera y gesticula,
insultan y rasgan sus vestiduras.
Alguien enciende el fuego, la multitud enloquece.
Ah, brujas… brujas de voces lúgubres,
ya la madera verde arde siniestra.
El humo intenta llegar al cielo en espirales estériles,
y se pierde en las sombras sembradas en el universo,
por las manos de un dios triste que no entiende la vida.

JORGE CID/ EN EL GÒLGOTA DEL BARRIO


Desde el hospital de mi hambre
canta el hombre humano aterido.
Soy más que nunca lo que nombra la palabra espasmo,
lo que nombra el dolor
y ese gusano que por debajo de la piel le hace nido:
la miseria clínica del intento.
Con la intensidad del celo
me bato en la perversión de la técnica:
sondas, punciones y rumor, rumor de pasillos.
Me mata la herrumbre desta cueva de ladrones
en la que me convierten.
Ya no hay frescor de frutas en el patio umbrío de los ilícitos.
Menos la noche donde nuestro ímpetu
nos ahoga en un clamor de labios.
Ya no es el vértigo de la mar mi índole abierta.
No viene la voluptuosidad del vino a quitarme lo cobarde.
Hay sólo una dosis más copiosa de sedante
porque viene peor el acceso de dolor
y no rinde la tasa de los opiarios
para sanar esta ira que yo no entiendo
si este cuerpo sistema mío no hizo nada.

Hojarasca, quebrazón, crujido y polvareda
en este catre hospitalario donde se compunge
hasta la más barata de mis arterias,
porque no calienta deste lado del exilio el sol
como cuando niños echábamos la primera manotada
al invento del placer.
Tibieza y ardor son ahora
quimeras extrañas en este rito prolongado del comercio,
donde me toca beber agria la esponja que me elevan,
en este gólgota del barrio,
a este cristo de todas las esquinas.
Camilla cadalso,
litera que es lítera de un idioma malogrado en sus alcances,
un cuerpo carne fragmento y reseco.
Cólera de la huesa que antecede su oscuro nicho
en esta cúpula de miedo,
las cuatro arterias que son paredes que son encierro
que son dimensión y saña desta escena.
Braman mis miembros, señores,
el bramido de una pieza de ganado
que está perdido de la chacra madre,
que es ahora un esqueleto que se eriza
bajo el rigor de sus muñecas amarradas a la camilla cadalso
que te y que me ciñen al beneplácito político de la vida.
Fluido, sonido y ritmo hospitalario
titilan, persisten, son música de muerte, orquesta depravada
cuando cerrados los ojos estoy solo
de noche en el cuarto hueco de la posta
y el murmullo murmullo murmulla por los pasillos de la burla,
seseos, seseos con sorna
que huyen y rehúyen la veda que impone
el silencio que ya no manda.
Veo la venta de mi alma al peor postor de la demanda,
buitres, mirones, delatores,
finos malhechores que confirman su mal presagio,
ese augurio nefasto que dicen antiguo, pero que inventan ahora
para sustentar la desaparición del ganado.
Yo ya no estoy para gemirles
que es la labia larvaria
que es la verba recia
que es la lengua guarra la que formó hecatombe mi derrotero
que se encabrita ¡carajo! en la marcha
y se repliega, señores, en sí
cuando el candor de la refriega me hace hombre
por lo mortal que tiene el sonido
y la sombra de la palabra hombre.

lunes, 15 de abril de 2013

JUAN SOROS/ EPITAFIO DEL FENIX


Soy la vigilia de nuestra sangre. Aquél
que no termina de consumirse. Aquél
que ya no resucitará. Aquél
que no es más que cenizas.

MARKOS QUISBERT/ A VECES UN SEX SIMBOL RECURRE AL BISTURÍ


A veces un sex simbol recurre al bisturí
como todos aunque nadie lo admita.
Su estilo y apariencia
nos ahorra el trabajo de ser tan sensuales
ante los ciudadanos con vidas simples y ordinarias
que beben y se reproducen al calor de una fogata
que se extingue en el polvo.

A veces de reojo percibimos a gente solitaria
con un halo sobre la cabeza
al cruzar la calle, sin importarnos
en ese mismo momento sino años después
mientras hacemos por ejemplo el amor
con un desconocido tras un quiosco en la noche.

Un hombre de mostacho y camisa hawaiana
a la luz de un reflector que ciega la memoria
como en una redada policial
que se oculta en los puntos ciegos
de quienes lo contemplan de reojo.

Y seamos nosotros ahora aquel
que cruza calles y mentes y Cam.
¡Oh bienaventurado albergue a cualquier hora!
Esto ya se ha visto, chau.

MARCELO GUAJARDO THOMAS/ REFUGIO DEL VIENTO


Anclado al espacio, cuelga de la raíz
un inmaterial sofoco, luz que escurre
desde el hueco y orada el estrépito
del silencio inmóvil del junco y el oso.

Una caverna tras el laberinto
Donde las dagas se hunden
en el corazón del extenuado muchacho.

KAREN TORO/ LA SAGRADA ESCRITURA

Nadie dijo “Hágase la Palabra”
pero la Palabra se hizo:
una criatura suave,
una bestia de luz y veneno.
Bajó hacia el poeta
hirió su lengua con arena caliente
abrió sus manos con mordidas furiosas,
y el poeta desamparado, en la noche,
se guardó en el aliento de esta fiera
y la vio hermosa, helada
dormida en su sueño feroz.
Entonces, el poeta, ardió en un galope generoso
en un incendio de espejos
y en medio del delirio dijo:
“Hágase la Escritura”
y la Escritura se hizo.


SERGIO MANSILLA TORRES/ HOY NO LLUEVE


Hoy no llueve. Hoy hace más frío que ayer
y la niebla se mete por los bolsillos,
los oídos, los dedos meñiques
de las personas,
se mete en el zapato parchado del amor.

Por puro descuido, imperdonable descuido,
con la palabra sol
o con las palabras fuego, calor, tibieza, abrazo,
lugarcito de dulzuras

(habría que escribirlas con enormes letras
en todos los cielos del mundo,
en todos los idiomas).

Hoy hace más viento y menos aire,
menos alma, menos que comer
y más tormentas en la boca.

Hoy no es un buen día para decir
“buen día”; pero no tiene caso lamentarse.

Sólo un desnivel de cosas sin nombre
y la inexplicable importancia
de lo que no tiene importancia,
como un golpe, dos golpes, en la mejilla
que nos prestaron por un rato.
Sólo la ventana interrumpida,
la música de los abrazos que no nos dimos,
el sonido tibio de los cuerpos
que no amamos.

Hoy es un buen día para desaparecer
hacia adentro,
volverse gato, volverse ovillo de lana,
volverse canción
y luego estallido de volcán en tus ojos,
enormes, asustados.

Sólo la ausencia, la niebla, la cebolla,
la cifra de los silencios.
Hoy no llueve y tampoco sobramos.

PANCHO LEBU/ CUANDO LA POLICIA AL LUGAR PRIMERO LLEGA


La hija incasica del sepulturero,
la mayor, se rie como tonta
cuando a veces me ve pasar.
A mi me gusta su caracter.
La relacion entre nosotros,
no le gusta al cura Pedro
que bendice los entierros.



La hija incasica del sepulturero,
la mayor, se muriò de pena.
A los pocos dias del entierro,
apareciò el cura Pedro, frio,
flotando en el estero, y yo
que no entiendo de misterios
me vine al monte con cuidado


Ahora hay una historia que dice:
“Entre la iglesia y el cementerio,
un cura perdio la vida y el monedero.
Algo tiene que haber habido, entre
el cura que bendecia loss entierros
y la hija incasica del sepulturero”.

Alguien màs decidido, menos caballero,
lo aliviando de los sacros dineros. Pasa
cuando la policia, al lugar primero llega.

ALETI JILIBERTO/ ELLOS MAS TARDE


Un patio lejano
Un niño de la mano -segura ya de nada-
Ve un juego azul inmenso
Un verde anaranjado
La roja-oliva
De aro de Madera
En lomos cabalgando,
Un caballo prohibido, acaso? ... Nada ...
iNo Jose, no! ... iPor que?
ELLOS MAS TARDE
A
B
I
S
M
0
Con cartones agujereados hacia dentro
iNo Josè, no! iHijo!
Detràs de una escalera sueñan con otra historia
Telarafia densa
Luz sin sol en un juzgado a la vuelta de la esquina
Tropieza
Una muchacha
Un joven-------
- -___
Tropiezan?
Tras una escalera sueñan con otra historia.
pasillos estridentes

CARLOS BRIONES/ A PETRA STEGH


Tù mi amor, la de los ojos duros,
fria y alemana, no se por que,
tu extraño parecido, inquietante,
con la leona rubia de mi niñez,
encuentro, cuando te rodeo.
La risa de piedra y el andar masculino.
El humo del cigarrillo negro y fuerte
que tù aspiras, concentrada o distraida,
te Ilena, como yo deseo, de sensaciones.
Los ojos grandes en la cara esceptica
cuando la cara triste, tambien duros son.
El color de las aguas del Rin,
el paisaje metalico de sus orillas
y el cielo de otoño, acerado,
te dan ese aire y esa soledad
de loba, de capitana solitaria

Todos los barcos fluviales,
tienen nombre de mujer,
te llamare “Carola”,
porque creo que seria maravilloso
naufragar en la noche de tus ojos.
(Para nombrarte, tengo, por suerte,
todas las cosas que me impresionan,
y con ellas te confundo. Entonces
me pasa, que digo, lo que no quiero)













WALDO GUZMAN/ LA TRAMPA

El sol, sin parhtesis,
brilla sobre la playa
y la arena blanquecina cruje,
deslumbre tras deslumbre,
ardida y densa;
preclara.
Una mar de mediodia,
azul y azul,
insiste entre las algas
y la espuma extiende sus orlas
hasta las rocas lejanas.
Todo era un largo vuelo,
una escena de aire,
transparente
hasta la ùtima mirada

JUAN SAMUEL/ PATRIA

Patria
-en el mis anti sentido de la palabra
chovinismo-
existiri algun instrumento
que pueda medir la fuerza
de nuestro abrazo.
0 el voltaje de tus cabellos
que se irradia por mi cuerpo

Patria.
En esta vida de 20 metros “Carre”
con Tualet y Cocinilla incluia
con “Quittance de Loyer”
El cielo es àspero y movedizo.
Las hojas no existen.
Las barcas se pierden en el infinito.
Esta ciudad es solitaria para Navidad
y año nuevo
Seca en verano por no encontrarse en
mi Guia de Turismo.
En Otoñio no emigran los pàjaros.
De la Primavera es dificil entregar
opiniòn.

Patria.
Siempre cuando visito Notre Dame llevo consigo una Postal
de la Iglesia San Francisco ...
Detesto Champs-Elysees:
iCambio la Plaza Italia por el
Arco de Triunfo!
A proposito del TGB o V -es un problema de pronunciaciòn-
Te acuerdas del Trencito de mi
infancia
en Quinta Normal:
Mi padre se bajaba y subia sobre
corriendo en busca de Barquillos
sabrosos y quebradizos.

Patria.
Aqui desde la Care du Nord no salen las micros para Melipilla.
Las Prostitutas de San Camilo son màs cariñosas que las de Pigalle




-Aunque debo explicarte que todo es desechable-.
La Carne de Caballo es mas cara que la de Vaca.
El queso se llama fromage y se lo comen en vez de postre.

Patria.
Pese a to-do iCuando llegue el Dia!
;Oh el Dia Dia!
Metere mi croissant en la taza de cafè
en señal de agradecimiento.

Patria.
i Oh Patria!

Mandame un poco de “esmoc”
para contrarrestar este aire
puro de
Montparnasse













CARLOS GEYWITZ/ DE LA GRACIA DES


Esta es una caída desde la gracia

deambular por esa canción silenciosa
donde tu voz yace entumecida
con la boca abierta de par en par

“es la nueva vida” te musita pálida de labios

entonces te aferras al susurro y perpetúas
en unas gotas la nostalgia de lo que nunca regresa
mientras la corona de espinas hurga en tu sollozo

y ya Rey Tinta sangras más de alguna huella en el papel

MARCO MASSONI-OYARZÙN/¿LA PRINCESA ESTÀ TRISTE... QUÈ TENDRÀ LA PRINCESA?



Cuando una princesa está triste
es menester d todo buen caballero
hacerla reír,
ojalá con una gota d lluvia bajo los ojos
o con un barco d porcelana
que viaja al lado de Dios.
Contarle que la luna es cuadrada
y quel ala d los pájaros es:
infiel como el ala de los pájaros
infieles (Teillier)
Transportar ilusiones
en un colectivo y decir que los árboles
d la infancia son pasado.
Porque su castillo es d soledades
y sus ojos
las únicas luces
quel cielo tiene
para iluminarse...

GUSTAVO BARRERA/ ALICIA SE MULTIPLICA


La multiplicidad de momentos de una cosa
es lo que hace que no transparezca su verdadero ser,
y justifica la pregunta de cuáles son sus principios verdaderos.
Xavier Zubiri


Alicia entra en su habitación
se tiende sobre la cama
y observa la vela sobre la mesa de noche

tras la luz de la vela existe una luz más oscura


Bajo la habitación
una segunda Alicia entra en su habitación
se tiende sobre la cama
y observa la vela sobre la mesa de noche

tras la luz de la vela existe una luz más oscura


Bajo la cama una tercera Alicia
observa la vela sobre la mesa de noche

tras la luz de la vela existe una luz más oscura


Dios observa la situación seccionada
desde fuera de la casa

observa simultáneamente todas las habitaciones

idénticas una sobre otra


Detrás de Dios
un segundo Dios observa
a través de la transparencia del primero

los ojos de Alicia

sobre la vela sobre la mesa de noche


el segundo Dios
no cree lo que está viendo
y vuelve su mirada hacia un tercer Dios

ubicado tras de él


El tercer Dios observa
a través de la transparencia del segundo y el primero

los ojos de Alicia

sobre la vela sobre la mesa de noche

BERNARDO COLIPÀN/ SIEMPRE ESTA LLOVIENDO EN LA MEMORIA

.
Para Alen, luz derramada
por los astros en la noche


El invierno trae en sus ojos
caminos por donde se alejan
todas las carretas.
Fantasmas buscando el vino
que brilla en la oscuridad
soledad de los armarios.
Aún nos queda buscarnos
calor en nuestros cuerpos
como se busca la moneda más escondida
dentro de los bolsillos del padre. Soñarnos
los unos más fuertes que otros mordiendo
el mismo cordón umbilical.
Inicia el camino de regreso
a esa parte del mundo donde uno podría
escuchar la respiración del río. Ver
a la soledad girando
como una rueda
en torno a su propio movimiento,
Allí uno podría sorprender
a Wenteyao mirando al vacío
de agua entre sus manos.

GABRIEL MOYANO CÀRDENAS/ LA BANDA INTUITIVA



La casa cuadrada iba a ser una circular construcción


Las viviendas vecinas poseen paredes desniveladas
No ocurrencia del traslado diagonal


La casa cuadrada se divide en partes en ligazón preestablecida


Sus habitantes conocen a diario un poco más de su existir
Inclusión temporal de posibles componentes


La casa cuadrada iba a ser dividida en secciones desiguales


Su información es importante para personas desconocidas
Cambio constante en las cosas estáticas


La casa deforme se le parece en su afán por mostrarse a despecho


Su ubicación es propicia para la pervivencia de la realidad
Conexión potencial con las casas por construir


La casa sencilla abunda en ideas bondadosas
La casa humilde posee el espacio requerido para las cosas inofensivas
La casa del futuro no es tan importante como la casa del presente


Los expertos en construcción saben hacer casas para las familias originales


Como la casa abandonada donde vivían personas aventureras


La casa cuadrada se ampliará para transformarse en una casa rectangular


Conexión pendiente con las casas posibles


Por su frontis suelen pasar personas individuales bastante felices
e individuos acompañados construyendo nuevas formas de felicidad


No ocurrencia del traslado diagonal