domingo, 12 de marzo de 2017

LORETO SÉYLER CAMPOS/ PALABRAS MUDAS (FRAGMENTO)


Y pensar que sobre esta tierra
también llueve;
estos cuerpos no descansan
porque el agua también los hiere.
Pero tú estás ahí, durmiendo, tranquila,
sin agua, sin luz, con envidias.

MAGNITNAYA MERA/ TRIMATA (FRAGMENTO)

                                                                        A Carlos Ordenes Pincheira

Una mano
escondida de mi alma
toca tus horizontes ateridos,
embalsama tu risa en verso nuevo.
Y aún gime tu sangre encadenada,
maltrata mi sentido tu dolor.

MARIA ANGELICA URBINA HERLITZ/ SANTUARIO DE LLUVIAS (FRAGMENTO)


Me detengo
ante cortinas de lluvia,
que anuncian una fachada solitaria
flotando por follajes
salpicados de cielo.

DORIS MEZA AZÓCAR/ LA LLUVIA Y OTROS RECUERDOS


En vista de la espera
acudo al catalogo de las esencias
perfumes de infancia,
desorden invernal de la monotonía, camas deshechas
adornadas
con plumas de codornices
y aves silvestres

Acudo
al agotador sonido de las goteras
capturadas
en tiestos también rotos;
parece que el techo de la casa
sirve para cobijar el cielo
y esconder el palomar...

Pero la la lluvia es una visitante
nunca inesperada....

MARIA ELENA BLANCO/ LLUVIA (FRAGMENTO)


Todo y nada y piedra
dureza de roca y navaja
ay, si que lloraría,
lloraría,
lloraria,
lluevería,
como llueve el dolor,
este dolor duro, que busca pausa entre las cosas.

VICTORIA CAMPOS GALAZ/ ANSIEDAD (FRAGMENTO)


En este segundo de conciencia en fuga
mientras galopan en penumbra los recuerdos
de una verdad dormida en solitario
y la lluvia trae a la memoria tu rostro,
mis manos hechas ternura esconden el silicio
de la angustia,
y mariposas en risa te interrogan
en actitud de vanidosa astrodemia.

MARIA LUZ GARCÍA FERRADA/ LLUVIA TRISTE


En esas tardes de lluvia triste,
recogida como las plantas,
armonizo la cabeza a la tierra,
tapo los pies como una manta
y sólo deseo dormir.

Y en vez de aquello,
sin siquiera adormecerme,
surge un recuerdo
y esa rabia de no olvidar lo que no fue y cada dia
es.

Esa rabia
como lluvia de ácido,
porque el recuerdo no ceja
y miro mis cicatrices,
mis heridas de guerra
que aún duelen
y no me dan tregua,
en esas tardes de lluvia triste.