martes, 1 de enero de 2013

LUIS VULLIAMY/ GIRASOL

Bajo los grandes tilos que obscurecen la plaza de tu aldea,
me esperarás de tarde o de mañana,
encogida en ti misma, apretado botón que será rosa
para derramarte en mi como cascada.

Péinate en el viento, en el cielo lávate,
enjuaga tu boca con racimos y alas;
alto como un río, frágil como el agua
flotará mi corazón en tu corriente de gracia.

Gira tu amor en la provincia,
gira tu aire de hembra enamorada, y
cuando llegue a poner mi voz sobre tu oído,
no me digas: "Yo soy y te amo".
porque sabré en tus ojos si eres la fuente que extinguirá mi llamarada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario