jueves, 27 de diciembre de 2012

LUIS MERINO REYES/ DOS SONETOS DE OLVIDO

I

Algo está ordenado, tu corazón, el mío,
mi sombra que te esculpe verdadera,
la flor de tu sensible enredadera,
la magia de tu afán, mi amor bravío.

Descienden los fulgores por el río
de mi impetuoso acometer, tu vera
es alta, sorda prisionera,
para la voz tenaz de mi extravío.

Mas amanezco y es tu luz valiente,
candor para mis sienes, brisa, sueño
guiado al horizonte de tu frente.

Nada quiero de ti, pero si me amas,
darán tu resplandor mis viejas llamas
y habrá miel en tu labio diferente.


II

Dame tu hebra de amor, dame la esquiva
cadencia de tu alarde riguroso,
yo adivino tu aroma, siempreviva,
te sufro entre los lindes de mi pozo.

Y salgo, ciego de tu luz cautiva,
a sorprender el límite brumoso,
allí donde tu voz se yergue activa,
manantial transparente, sin reposo.

Entonces, sin saberlo te aprisiona
la malla de mi red, la trampa brusca
de quien sueña tu beso y no te busca.

Siempre huirás de mi, quieres la zona
que congele el ardor de mi sonido,
que convierta en guirnalda, mi aullido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario