sábado, 11 de julio de 2015

MARIO ALEJANDRO GUIÑEZ/ POEMA PARA SER CANTADO AL ALBA


A mi señora madre

El cielo està nublado.
          Llueve.
En la calle de la escuela un àrbol olvidò su sombra.

Mi madre es esa rama herida
      traspasada a temporales,
                  a lluvias,
         a relàmpagos, a leña.

A mi madre el viento le trizò las alas
Sus manos como una campana se desangran.
      Como la tierra se quedò dormida.
         Como la arcilla entre sus manos.

          Se quedò dormida
       a la sombra de las cañas,
      de los nogales, de los nidos.

En el cuaderno de mi piel dibujarè su rostro.

1 comentario:

  1. No es fácil encontrar poemas de Mario Guiñez en la red. Gratísimo leerlo aquí,sobre todo, siendo este un poema tan hermoso.

    Saludos.

    ResponderEliminar