sábado, 10 de julio de 2021

RODRIGO MEZA RAMIREZ/ DE QUERERTE

 

Quiero desentrañar tu tibieza

deshilar tu inconsciente madurez

promover continuamente

mis sendas en tus labios.


Recorrer sin tiempo

las brisas de tu parpadeo

desatar simplemente

rimas silvestres de quererte.


Destilar mis dedos en tus manos

forjar mustios precedentes

mojarlos y rescatar melodias.

 

Prorrogar indefinidamente

tu eco indomable

y la prosperidad de quererte.

 

Aunque tambièn quiero

desandar las letras cantadas

desatender la sed de verte

y silenciar los latidos de hallarte.

 

Pero estass ideas se disuelven

voladas por tu viento invisible

inquietos prevalecen los latidos

florecen de semillas inmortales

desde el fondo de la calma

la sed se aprovecha

y se me parten las ganas de quererte.

 


viernes, 9 de julio de 2021

JUAN GARRIDO SALGADO/VISITA A LA CASA DE ERNESTO CARDENAL EN MANAGUA

 

“Tampoco soy la persona indicada para hablarle de América Latina y el mundo porque vivo encerrado y veo muy poca gente y no tengo mucha información que darle, más bien necesito que se me informe. Veo muy poca gente, pero reciba mi cariñoso saludo”.

Ernesto Cardenal.

 

 

I
Fue julio, 2019
poco antes de que la muerte lo llamara,
sé muy bien que no hay horario para embarcarse
ni para golpear la puerta
como lo hacen los poetas impacientes.
Yo ahí estuve en la espera
aterricé días antes del aniversario
del triunfo de la Revolución Sandinista.
Con el alma de guerrillero sin revolución.
Salí del aeropuerto de Managua
mojado de sudor y de no saber qué iba a suceder después.
Mis maletas sostenían el peso de la fuga
nadie me espera.
Llamo a Gloria Gabuardi, secretaria del Festival,
Me dice: ‘espera ahí vamos en camino’. 


II
Al otro día, Ernesto Cardenal en casa,
camisa blanca, pantalones cortos y un cintillo en la cabeza.
Sentado a la diestra de lo que fue un día Managua,
Solentiname es su paraíso, yo lo saqué de él por unos días
traía consigo una oración traducida al idioma de las estrellas.
 
 
III
Me alojo en el hotel: Rubén Darío
duermo en un verso casi azul
entre sabanas vacías sin el nombre de las musas.
Después del desayuno en el Café de los Poetas
me pasa recoge Luz Marina Acosta,
amiga y secretaria personal de Cardenal.
Llegamos a la casa; yo, como naufrago respirando hondo en la puerta,
más bien en la orilla de un muelle de emociones
ahí estoy casi al costado de una estrella caída al lago
soy puñado de polvo
versos aguados por la larga espera.
Mis manos frías de no abrazar a nadie en el camino
ahí está sentado en su sillón
preguntándose versos de espacio, estrellas y ciencia.
Su escritorio iluminado por una lámpara ahogada de libros
en el medio la máquina de escribir con papeles
que rezan oraciones de luna a la diestra del sueño,
no sé si del Dios de Solentiname o de aquel que lo castigó.
Cardenal bendice cada día en el hambre del hambre el pan que nos oprime.
Yo creo en la bendición de su presencia de santo, pastor de ovejas sin tierra,
más bien lleno de miseria
pastando sin pasto, versos de la revolución abandonada
palabras que no salen/no aparecen
en la elocuencia del encuentro.
(Soy lo que pude ser después de la tortura/ un sobreviviente en el amor herido).
Confesión para una conversación inconclusa
Nunca imaginé llegar hasta la Nicaragua Sandinista
y leer versos de mi libro:  Cuando fui Clandestino
Nunca imaginé llegar a la bahía: Salvador Allende
Y saludar al compañero presidente con un mitin
de versos, banderas y libros que no he vuelto a leer.
Don Ernesto me dice hasta mañana poeta, me sugiere:
otro día, leo sus labios como un verso antiguo
‘Escucha mi protesta/Porque no eres tú un Dios amigo de los dictadores’
Doy las gracias, recordé estos versos por allá en las calles del Chile de 1980.

MARCELO LOYOLA/DISLOQUÈ MI MENTE (FRAGMENTO)

 

Disloqué mi mente

pensando en ti;

estaba en juego ir al centro

o estar en el área penal.

jueves, 8 de julio de 2021

SARA SEGUEL/ QUE LARGO ES EL CAMINO

 

Que largo es el camino de tus manos

artesanas del amor y la caricias

sin pudores ellas recorren mi cuerpo

y se empuñan cuando algo las irrita.

 

Que dulce cuando cojes la guitarra

y acaricias a tu hijos tan amados

son obreras del telar de cada dià

y arquitectas de este mundo que formamos.

 

MAYTE MORALES/ MADRE

 

Madre,

mirada de lluvia silenciosa 

de amplia sonrisa

grises aires pisotean

tus rizos canos

acarician mi santuario

añoras al àngel de la muerte

sentada a la puerta

quieres pertenecer

a esa luz.

 

Madre de ventanales celestiales

querías verlo todo

y no viste nada.

EDUARDO ZAPATA/ EN ESTA MESA

 

En esta mesa tan llena de nada

mi taza de café

lentamente se enfriá

mientras bebo

cada gota de silencio.

Y a través de mi puerta entre abierta

entra la noche

para casarse con mi mano

perdida, en esta mesa tan vacía.

ANIBAL ROCHA/ RECUERDO

 

Recuerdo que cuando perdí la memoria

comia cerezas cada vez que venias

no sè si tù me las traias.

 

O yo creyendo que comià cerezas

sòlo comia limones en mi soledad.

 

ÁCIDOS COMO TU DROGA

REENCARNADO COMO EL MITO.


pero igual se me hacia agua la boca.