martes, 25 de diciembre de 2012

RICARDO PRIETO MOLINA/ ANTIFONA


¡Oh! Dame tu pasión de adormidera,
pálida flor de pétalos vejados;
lirio marchito de corola enferma.

¡Qué amargo es tu dolor, pobre violeta!
¡Acércate! Las hieles de tu alma
recogeré en la copa de mis penas.

Alza tu frente -alcázar de impurezas-
allí, mi labio dejará encendida
la ardiente llama de una azul estrella.

Como lánguido junco, tu cabeza
sobre mi pecho dulcemente inclina,
y enjugaré tus lágrimas acerbas.

Posa tus labios -como dos cerezas
que dieran su sabor- sobre mis labios
y huirán las tristes mariposas negras.

¡Y a tu alma de oscura Magdalena
tornará la ilusión, como una aurora
en la noche glacial de tus tristezas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario